Casi 200 millones de dólares convierten al nuevo proyecto megalómano de Emmerich en uno de los films más caros de este año, veremos si también en uno de los más taquilleros.

Las expectativas son halagüeñas ya que parece retomar las claves de sus primeros films sobre grandes catástrofes como lo fue “Independence Day” en 1996. Recupera la trama por encima de las demostraciones exorbitantes de efectos especiales sin sentido, vuelve a enganchar al espectador con los clichés básicos del género, con una trama simple pero bien definida y sin fisuras para poder engancharla con la puesta en escena del planeta Tierra en pleno caos cósmico.

Emmerich es de esos directores determinados en un estilo muy claro y género en particular, como lo pueda ser Michael Bay, obsesionado con una única idea que repite en bucle infinito por su filmografía. Catástrofes naturales, alienígenas que invanden la Tierra, reptiles que surgen de las profundidades para destruir la ciudad o simplemente el cambio climático desbastando todo el entorno.  En “2012” reúne todos los elementos de sus films anteriores, los conjuga con acierto y nos ofrece una película entretenida y con gran presupuesto.

Espero que este nuevo Emmerich venga para mucho tiempo, porque es complicado encontrar gente solvente para proyectos de esta envergadura y él ha demostrado que sabe aprender de los errores y superarse así mismo.

Jamás le darán un Oscar, pero su objetivo lo cumple, entretener. (Ojito, pronto le veremos preparando “Fundación” de Asimov, lo que levantará grandes expectativas).

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.