Esta semana os traigo un tema hipnotizador que una vez que lo escuchéis os perseguirá como los zombis de la película. Ensoñador por momentos y transmisor de la agonia de sentirse solo en el mundo. La música va subiendo, toma forma y volumen para finalmente explotar en un éxtasis de adrenalina. Al final queda un goteo de piano para recordarnos que todo puede cambiar en un segundo. La vida pende de un hilo y no podemos subestimar nada en absoluto.

Buena suerte en vuestro camino.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.