“Los Descendientes” es una de esas películas hechas con mucho mimo, con un guión cuidado y con unas interpretaciones que a veces parecen estar hechas bajo las reglas de la espontaneidad, pero que realmente están medidas al milímetro. La película nos cuenta la historia de un padre que se tiene que enfrentar a la muerte de su mujer y a hacerse cargo de dos hijas, una de diez años y la otra de diecisiete. Dura tarea, ¿verdad?

El guión de la película es senscional y hay más de un momento que es de esos que anotarías rápido en tu libreta de mano, como aquel de “dale a tus hijos lo suficiente como para que puedan hacer algo en la vida, pero no demasiado como para que no hagan nada”.  “Los Descendientes” es un bello paseo costumbrista por las relaciones de pareja y las de padres e hijos y como los padres deben enfrentarse a ese mundo adolescente en continuo cambio y contraste.

Es verdad que George Clooney se defiende muy bien en este papel, pero tampoco resulta lo suficientemente dramático o elaborado como para ser la mejor interpretación del año. En resumen creo que es una película muy agradecida, donde la vida, la muerte y el amor juegan sus cartas con realismo y nos ofrecen un hermoso pasaje de varias etapas de la vida y de esas situaciones dramáticas que siempre nos tocará vivir tarde o temprano.

Y sin olvidarnos del marco idílico, Hawai.

Leer sinopsis

 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.