Esta semana llega a nuestras salas una de las comedias que más dinero está generando. Con un presupuesto que a penas llega a los ocho millones de dólares lleva una recaudación cercana a los treinta y cinco millones de dólares en Estados Unidos.

Marc Webb es el director de esta cinta en la que ha sabido imprimir un diseño muy acertado y darle un carisma especial. Todos los elementos que entran en juego tienen carácter propio. Desde el diseño de producción, el vestuario, la música (protagonista esencial) y el montaje. La única pega que se le puede poner a esta tragicomedia es el exceso de metraje y la reiteración de alguna de sus escenas, por lo demás tiene una firma impecable.

La cinta recorre los porvenires propios de una pareja que acaba de conocerse y como llegado cierto punto de la relación, justo ese momento en el que empiezas a saber si esas complicidades y coincidencias son algo más que eso o si las diferencias aparentes resultan definitivas,  todo toma un camino para bien o para mal. A lo largo de ese recorrido nos encontramos con multitud de frases memorables y una representación, en algunos casos muy acertada, de la realidad de la vida misma. Todo envuelto de matices filosóficos y transcendentales lo que ha convertido a esta comedia en un fiel reflejo de la cotidianeidad de muchos espectadores.

Ideal para una tarde de domingo. Chico conoce chica, chico se enamora, la chica no quiere nada serio y al final…

Related Posts

2 Responses

  1. ItJustBegan

    Me ha gustado.
    Pero.. ¿Es normal que Joseph Gordon-Levitt me recuerde muchísimo a mi querido Heath Ledger? Sobretodo al sonreir…

    En fin, sólo es un pequeño comentario. No podía pasar de largo otra vez sin comentarlo por aquí 🙂

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.