Tengo la sensación de que M.Night Shyamalan hace mucho que dejó de ser aquel joven cineasta de origen indio que nos sorprendió con “El Sexto Sentido”, “El protegido” e incluso “Señales”. Hace años que viene estrenando bodrio tras bodrio, y no sólo eso, es que escribe guiones que parece que por momentos han sido dictados por niños de 5 años y cuya habilidad para los giros finales se ha esfumado junto a esa magia que parecía tener.

Ya es difícil que una película con Will Smith en cartel sea infumable, porque es un tipo que irradia carisma, se maneja bien en la acción, en la comedia y ha demostrado que el drama también es su fuerte. Bueno pues con ese ingrediente incluido tampoco tiene gancho la película.

Spoiler: Y es que centrar toda una película futurista de ciencia ficción en la capacidad de “fantasmear” del protagonista, que no es otra cosa que controlar el miedo y así evitar emitir feromonas, que resulta ser el único canal de percepción de un alien gigante suena, cuanto menos, ridículo. Fin de Spoiler.

Toda la película trabaja sobre una trama de persecución carente de tensión, donde el diseño de producción deja mucho que desear. NO ES CREIBLE en absoluto. Los atrezos se perciben de cartón piedra y que decir del traje vital….lo mejor de todo es el presupuesto, 130 millones de dólares,que bueno, comparado con las cifras de las películas competidoras de este verano puede que sea la más económica.  En cualquier caso, comparar esta película con “Oblivion”, que puede que sea la más parecida en ambientación y temática, es como comparar a la selección de fútbol de Tahití con la española (con todos los respetos).

Es una película carente de fondo, te deja con la sensación de no haber visto nada. Pero la reflexión que tenemos que hacer de todo esto es, ¿Qué está pasando con Shyamalan? porque tras el fracaso de “Airbender” queda claro que este género no es el suyo, no está a la altura de una gran producción llena de artificios. Su arte se encuentra en otro tipo de historias más enigmáticas y de presupuestos menores. Espero que reflexione y sepa encontrar su lugar para que pueda hacer películas como aquel “El Sexto Sentido” que dejó al público de medio mundo alucinado. Porque si sigue por la senda de vender su alma a Hollywood está perdido.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.