La historia; “Nacho, Santi, Diego y Víctor, 35 años, son amigos desde la más tierna infancia. Cuando eran más jóvenes ponían a prueba su competitividad y su ingenio en peculiares apuestas. Debido a un incidente provocado por Nacho en una de ellas, éste fue ignorado desde entonces y los demás dejaron aquel juego para siempre. Diez años después fallece Nacho, que ha preparado una apuesta póstuma: ganará su herencia, valorada en 17 millones de euros, el amigo que logre más audiencia en televisión antes de que termine el año. Pese a las dudas iniciales, los tres aceptan el reto para recuperar la magia de la juventud y con el aliciente del dinero. Cada uno adoptará una estrategia distinta para conseguir salir en televisión; la competitividad que siempre ha existido entre ellos se reavivará y hará que todos se esfuercen al máximo en sus intentos.”

Una vez leída esta sinopsis la historia parece una tontería, y en parte, lo es. Especialmente el final totalmente descafeinado que nos plantean, pero interpretaciones como la de Ernesto Alteiro hacen saltar las carcajadas por toda la sala. Es una comedia ligera, con las situaciones justas y necesarias del costumbrismo actual, en busca de la risa fácil y burlesca y que pese a un aparente escaso presupuesto juega su baza con maestría, mostrándonos la que considero la mejor comedia española de lo que va de año.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.