La nueva entraga de la saga de libros de “misterio papal” -en su mayoría-  del escritor Dan Brown, hace la puesta en escena en nuestras salas con un resultado algo más convicente que “El Código DaVinci”, cinta por la que su director, Ron Howard, recibió más que un abucheo en el Festival de Cannes cuando presentó la cinta.  

Para esta ocasión ha estado algo más listo y ha contado con David Koepp en el guión, para evitar, en parte, el fiasco que resulto la anterior adaptación de Dan Brown. Resulta curioso, pero aunque las novelas de Dan Brown están estructuradas y contadas de un modo muy cinematográfico está resultando muy dificultoso realizar una buena sincronización, descripción e inmersión del espectador en la trama. Quizá el truco esté en el ritmo del film, algo acelerado para lo que debería ser. Pensando en eso me vienen a la cabeza títulos como “El nombre de la rosa”, que desarrolla una temática similar pero que en este caso si que goza del suspense y thriller apropiado.

No obstante me reitero en que esta nueva adaptación de Dan Brown es mejor que su antecesora. Puede que sea porque Tom Hawks está más delgado, más espabilado y sin esa mirada de atontado que mostraba en “El Código DaVinci”. También la chica que le acompaña, Ayelet Zurer es más creible que Audrey Tautou o que decir que de Stellan Skarsgard como jefe de la Guardia Suiza o Ewan McGregor como Camerlengo, que resulta excepcional, cargando sobre él gran parte de la responsabilidad del film.

Todo esto  influye considerablemente en su mejor rendimiento aunque no es definitivo para encandilarnos en la trama. La música sacra lo intenta, así como algún que otro plano abierto mostrando la grandiosidad del  Vaticano pero la facilidad con que el profesor Langdon va descrifando las pistas y la velocidad con la que hacen turismo por tantos siglos de historia le resta credibilidad a la trama -es lo que tienen las adaptaciones literarias- y nos perdemos en la vertiginosa cuenta atrás para la detonación de los créditos finales. 

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.