Esta semana llegaba a los cines la última película de uno de los buenos directores que hay que seguir en los últimos tiempos, Denis Villeneuve, director de títulos que han gustado y sorprendido a la vez como “Sicario” y “Prisioneros”.

La historia que nos presenta en “La llegada” maneja un concepto de los que crea adicción, (ATENCIÓN SPOILER) el manejo del tiempo, transformar la dimensión a tu antojo con algo tan elemental como el lenguaje.

La historia tiene un arranque fabuloso, con el tema músical “On the nature of daylight” del compositor Max Ritcher, (qué ya usó con gran acierto Scorsese en “Shutter Island”) y unas imágenes entre madre e hija que emocionan hasta al más psicópata. Esta escena curiosamente dará mucho que pensar durante todo el metraje, transformando incluso el giro final para mostrarnos la intención de estos seres que nos visitan de más allá de las estrellas.arrival-2

También quiero señalar en la primera parte del film como se muestra con sutileza el poder sobre la gravedad y previsiblemente el tiempo, por parte de estos seres extraterrestres.

Hasta aquí muy bien, pero la intención de querer abarcar tramas, conceptos, géneros….termina emborronando la trama y entorpeciendo el ritmo del film.

Pese  a que la película no está a la altura que se le presumía, quiero quedarme con su elemento reflexivo, algo tan propio de Denis Villeneuve,  de lo que significaría poder manejar el tiempo, de lo que supondría para nuestra existencia, para los viajes espaciales…serían tantas las respuestas que se podrían alcanzar y a su vez tantas las nuevas preguntas que nos abordarían. La física del Universo no deja de ser una gran misterio del que nos queda mucho por aprender y el planteamiento de este film, con el arma del lenguaje de por medio lo convierte en un concepto demasiado atractivo para dejarlo pasar.arrival-3

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.