En nuestro segundo viaje por los atardeceres en el celuloide nos quedaremos con uno de los títulos más recientes, apenas dos años desde su estreno.
Estamos hablando de “Orgullo y Prejuicio”, una de las mejores historias de época de los últimos años y quizás la mejor banda sonora del año 2005 y de la trayectoria de su compositor, Dario Marianelli, que tuvo la mala suerte de encontrarse con unos pocos acordes de Gustavo Santolalla para Brokeback Mountain que le arrebató una estatuilla más que merecida.

Magistrales planos generales los que se pueden ver en esta película bajo el sol de la campiña inglesa y la verde hierba de su countryside. En este caso no sólo son los atardeceres, también disfrutamos de intensos momentos al alba, como el encuentro entre los enamorados a través de la niebla del amanecer caminando el uno hacia el otro junto a los primeros rayos de sol del día.
Pero sobre todos los planos posibles que encierra la película hay uno muy por encima del resto que resulta muy significativo e invoca el espíritu de la obra de Caspar David Friedrich, en particular la que considero su mejor pintura “Caminante sobre el mar de niebla”. Lienzo en el que representa a la perfección la insignificancia del ser frente a la grandeza del mundo, uno de esos instantes sublimes, en los que el hombre observa la naturaleza y comprende su lugar en el mundo.
Sensaciones similares produce la escena de la película. La protagonista, en un momento de soledad, de lucha contra el sistema, de refugio y búsqueda de si misma se muestra frente a un acantilado donde la mirada se pierde en el infinito y el viento sacude su vestido como si de las hojas de un árbol se tratase.
El momento es excepcional, la luz de la tarde inunda la pantalla y la visión del momento se funde con “On top of the World”  (pista 9 del soundtrack) donde Dario Marianelli explora los sentimientos frente a la belleza absoluta del momento y nos hace partícipes de ello. Las emociones fluyen como un torrente y la evasión del mundo se hace realidad durante esos 30 segundos.

[youtube]PIuQBBJqdxg[/youtube]

Related Posts

4 Responses

  1. Miguel Ángel

    Muy bueno, me lo apunto. Espero conseguir la película.
    Estoy impaciente.

    Reply
  2. Mer

    G. Gracias por la recomendación. Vi “Los Duelistas”, un momento muy bello y similar el del final del film.

    Reply
  3. Liz on top of the world. | Historias de Cine

    […] Empezamos la semana con la pieza musical más apasionada de año 2005, compuesta por Dario Marianelli para “Orgullo y Prejuicio” al que Gustavo Santaolalla le arrebató el Oscar por sus acordes de Brokeback Mountain y sobre los que hemos hablado mucho dentro de este blog. […]

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.