Humildad. Con una única palabra me atrevo a definir la última película de Iñárritu, la que considero un bello ejercicio de manifestación de la vida y sus designios, de la que aprendes a ser más humilde, compasible, benevolente y a despojarte de los prejuicios de la vida cotidiana.
Como decía su autor, Babel trata el tema de la incomunicación y de aquellos actos que cambian nuestra vida. Muestra la incomunicación social y personal que sufre la cultura occidental y las decisiones que tomamos en la vida, que determinarán nuestros destinos para bien o para mal.

Narra cuatro historias entrelazadas entre si en la que sus protagonistas se verán desbordados por los acontecimientos, en algunos casos y en otros serán victimas de la incompresión y de su propia situación vital. Aquellos fieles seguidores de este director disfrutaréis con el film, pero sabed aquellos otros que no lo sois, que es más de lo mismo, la misma historias de siempre, que en muchas ocasiones no deja de ser una manifestación de obviedades. Personalmente, creo que hay un exceso de metraje, con demasida recreación en miradas, gestos y demás señales propias del cine más oriental. A su favor puedo destacar cuatro escenas de gran belleza, dotadas de un gran significado y por si solas dicen mucho más que el resto de la película.

¡SPOILER!

  • La joven sordomuda rompiendo a llorar frente al policía en su propia casa. Esta escena es de gran emoción y culmina la situación que la pobre chica sufre cada día. La incomunicación y discriminación a la que se ve sometida por su minusvalía. Vive unos años de su vida en los que empieza a descubrir la vida, su propio cuerpo y el mundo que la rodea, todo ello sin la figura materna tan necesaria para guiarla por este vertiginoso camino. Sólo recibe portazos y la frustración de su destino. Al final desata en este llanto todo ese dolor contenido y un reencuetro con su padre que abre las puertas a un futuro mejor. Por cierto, exepcional plano final el de la terraza.
  • El momento en que los dos hermanos pastores y su padre están frente a la policía marroquí en tiroteo cruzado y el hermano pequeño comprende que su otro hermano está pagando las consecuencias de su acción y debe ser él quién de la cara y que no sean los demás quienes paguen sus consecuecias. Me quedo con la frase del chico “matenme pero salven a mi hermano”. En un sabio ejercicio de madurez repentina no le importa morir, antepone la justicia frente a su propia vida.
  • Mi tercera opción corresponde a la que considero la historia más floja de las cuatro y que podría haberse tratado mejor, pero claro, estaríamos hablando de otra película. En concreto la escena en la que los niños americanos están en la boda mexicana y hay una cámara lenta en la que se ve disfrutando a tope a los dos jovencitos. La destaco por su simplicidad y la vez el gran contenido que lleva consigo. Cómo la inocencia y el desconocimiento de unos niños choca con los prejuicios y discriminaciones de los adultos, cómo el temor a lo desconocido infunde en nosotros más incomunicación que la que necesitamos.
  • Para el final me dejo mi plano favorito, en el que Brad Pitt ofrece dinero al joven marroquí que le ha ayudado a mantener con vida a su mujer y se despiden frente al helicóptero que está a punto de despegar. Es tremendo el gesto de negación del marroquí a coger el dinero y por otro lado la incompresión de Brad Pitt ante su negativa. Hace mucho que no veo una metáfora igual sobre el choque de civilizaciones, de culturas o como queráis llamarlo. Esa cara de Pitt que parece decir “¿estás tonto? cogelo, es un motón de dinero, podrás comprarte lo que quieras, mejorar tu casa, ir de tiendas y esas cosas que hagáis por aquí”. A lo que el gesto del joven marroquí responde “No has entendido nada ¿verdad?, ese dinero aquí no sirve para nada, mira mi mundo, es muy diferente al tuyo, al de grandes hospitales, helicópteros que vienen en auxilio para salvarte la vida. Aquí todo seguirá igual y ese dinero no cambiará nada.”

Es curioso y paradójico, pero en un poblado dónde viven en la más absoluta incomunicación respecto del mundo puede llegar a haber más comunicación, comprensión y afecto entre los miembros de su comunidad que en cualquier ciudad occidental, dónde disponemos de todo tipo de medios para ello, donde vivimos en la era de las comunicaciones y donde finalmente, como le ocurre a la joven japonesa, la soledad del ser humano es más patente que en nigún otro sitio. Es como si estuvieramos vacios, como si el alma nos hubiera abandonado, como si nuestra propia cultura nos hubiera arrollado y nos hubiera dejado como zombis sin camino y sin destino.

En definitiva creo que la película no os dejará indeferentes, si conocéis la trayectoria de Iñárritu ya sabeis a que ateneros. Un poco pesada y densa para lo que cuenta pero reconfortante en algunas ocasiones como recompensa. Ojo, para aquellos que no os va este tipo de cine. No os dejéis llevar por la publicidad, las 7 nominaciones a los globos de oro y la presencia de Brad Pitt, porque luego llenáis la sala y pagáis vuestra mala elección con el resto del público.

Related Posts

5 Responses

  1. Berni

    La primera palabra, con la que comienzas a describir la película, está a la altura de la imagen. Creo que eso no lo querrías así, ¿no?

    ¡Qué humilde eres! 🙂

    Reply
  2. José Manuel

    Mañana tendré la oportunidad de ir a ver la película por lo que comprenderás que no haya leído más que la mitad de tu reseña. Eso sí, quería aprovechar para desearte una muy Feliz Navidad y que el 2007 traiga muchas buenas películas y mejores entradas en este blog. Un abrazo.

    Reply
  3. Globos de Oro 2007. at Historias de cine

    […] Babel, Dreamgirls,Letters from Iwo Jima y Cars han sido las cuatro películas del año para la “Asociación de prensa extranjera en Hollywood”. Todo según el guión, bastante previsible y muy, muy repartido. Scorsese fue el mejor director, premio que esperamos que por fin consiga en los Oscar. La cruz fue Leo DiCaprio que con doble nominación por The departed y Blood diamond se quedó sentado toda la noche. […]

    Reply
  4. Empezó la cuenta atrás. at Historias de cine

    […] “Babel” y “El laberinto del Fauno” son las otras dos películas más nominadas, con 7 cada una. La sorpresa no es tanto “Babel”, que era de esperar a pesar de mi confianza en que así no fuera, sino “El laberinto del Fauno”, una película en coproducción mexicana, estadounidense y española (Estudios Picasso y Telecinco), que se ha colado literalmente hasta la cocina. La verdad es que no esperaba que una película de este género pudiera tener tal calado y más incluyendo contenido un poco gore. Tantas nominaciones hacen más que seguro el Oscar a mejor película en habla extranjera, alguno técnico e incluso el guión. […]

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.