El nuevo estreno de la Dreamworks carece de las virtudes de sus antecesoras, no hay ninguna innovación tecnológica aunque sí lo han intentado en el aspecto argumental, como ya lo hicieron con “Spirit”, donde decidieron contar la historia de un caballo sin que este hablara. En “Bee Movie” han optado por salirse del habitual cuento en el que habrían contado la vida de una abeja que se siente desplazada, fuera de lugar, con ganas de vivir aventuras…y que tras sus correrías y verse en apuros hubiera visto que lo importante es su familia y aquellos que la quieren, siendo estos los que la salvarían del aprieto. Esto es lo que hubiera dado de si un proyecto bajo el sello Disney, pero Dreamworks, en su afán por abarcar ese nicho de mercado de adultos interesados por la animación, y no precisamente por historias redondas con finales felices, prefieren asumir los riesgos que en ocasiones ofrecen los chicos de Spielberg ofreciendo proyectos como “Bee Movie”.

El problema es que el resultado no es todo lo bueno que se hubiera esperado. En su afán por distanciarse del clásico se zambullen en una surrealista historia en la que una abeja demanda a los seres humanos por el robo y extorsión de la miel.

Pero todo no es malo, resulta muy entretenida en su arranque y en el recorrido por la mundanal existencia en el interior del enjambre.

Por último, denunciar el toque racista del que es tan difícil escapar, ¿por qué tiene que tener los ojos azules el protagonista de la historia? cuando sería más apropiado un color marrón acorde a la miel y a un entorno lleno de amarillos. Parece que si no los niños pudientes de la habitual raza blanca no fueran a comprar los muñequitos de turno. En fin, una nueva aventura de la Dreamworks para la que no han invertido tanto esfuerzo y dedicación como en otras ocasiones. Por mi parte os remito al estreno de PIXAR para el próximo verano, Wall-e, que si marca una distancia tecnológica 3D considerable y parece gozar de más originalidad que la de los bichitos del parque, que parecen no tener fin.

Related Posts

One Response

  1. Mer

    Al principio promete y es realmente divertido ver la vida en el enjambre y las ganas del protagonista por escapar de la monotonía, pero poco a poco y chiste tras chiste se va desinflando hasta llegar a aburrir. Por otro lado, cada vez veía menos a la abejita y más a Arturo Valls con un cafelito en la mano. En fin, una decepción.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.