“Bel Ami”, estrenada en USA en el mes de mayo, llega a nuestras pantallas en otoño.

Cuenta la historia de un seductor interpretado por Robert Pattison, que utiliza sus armas de persuasión para conseguir una distinguida posición social en el París de finales del diecinueve.

Lo primero que salta a la vista de esta historia es lo desfavorecido que está el joven Pattinson, que parece no quitarse de encima ese aura de vampiro frio, blanco y languido a lo que añadimos un desmejorado cutis en esta papel.

La historia es la adaptación de una de las novelas de Guy de Maupassant, pero que no parece haber recogido con fidelidad el alma del protagonista Georges Duroy, papel interpretado por Robert Pattison.  Sin  a penas haber comenzado la narración nos encontramos con el joven Duroy alzado de la miserie a la nobleza y con todas las mujeres rendidas a sus pies. La película se salta por completo el arte de la seducción y el proceso de enamoramiento de unos y otros.

Lo mejor de esta historia es ver como el cazador puede ser cazado. Como en el juego del amor nunca puedes estar seguro de las cartas que juegas. El corazón es ingobernable y la debilidad puede mostrarse con quien menos lo esperas.

Me quedo con unas palabras del personaje interpretado por Uma Thurman, objeto del deseo del joven Duroy.

“No tengo interés en ser su querida. No hay nada que me aburra más que la juventud caprichosa. Sé perfectamente bien que el amor para ustedes es sólo deseo. Eso les convierte en estúpidos.”

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.