Por fin se estrena en España la película de zombies de Ruben Fleischer, que en un principio se planeo para finales de noviembre.

Para ser un director novato en el género (el mismo aseguró no haber visto nada sobre zombies salvo “28 días después”) le ha salido una película más que aceptable. Aunque juega dentro del género zombie parece crear una especie de subgénero donde la comida absurda se transforma en protagonista. Bajo un diseño hiperrealista que termina siendo surrealista, maneja perfectamente la puesta en escena, el ritmo y la sátira zombieril.

Los personajes están desarrollados en su justa medida para dotar de la profundidad necesaria a la realidad que se nos presenta y evitar caer en paranoias arquetípicas propias del género.

Particularmente me quedo con el cameo de Bill Murray que es sin duda lo mejor de la cinta.  Es una película sin grandes pretensiones y efectista, ideal para una tarde palomitera de invierno navideño.

Pronto puede que la veamos convertirse en una saga e incluso en una serie de televisión. Ahí queda eso.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.