Después de tanto esperar y de haber visto a los protagonistas en el preestreno de Madrid, por fin llegó el momento de disfrutar de DiCarpio en pantalla y del cada día más sorprendente Djimon Hounsou, que ya dejó un agradable sabor de boca como compañero de Máximo en Gladiator.

Lo que había llegado a mis oidos sobre el nuevo film de Edward Zwick era bastante polarizado, desde que era algo sobresaliente respecto de trabajos anteriores hasta que era una película con demasiado contenido de acción y que trataba con demasiada frivolidad el tema en cuestión.

Por mi parte creo que ambos extremos son exagerados, no es una gran película, es bastante normalita y poco más que correcta, es demasiado repetítiva, demasiadas escenas con… “me enciendo un cigarro, salgo corriendo, discutimos el mismo tema una y otra vez, ahora corro a la izquierda, ahora a la derecha y un poquito por la selva”.

Sobre la acción; lo habitual en Edward Zwick, nada especial, bastante pobre la verdad, nada que ver con lo que podría haber hecho Ridley Scott, director al que si veo dirigiendo esta película. Pero en relación a lo que nos interesa, no entiendo que la cataloguen como película de acción, debe ser que han visto pocas del género los que así la marcan, porque más bien creo que la acción es la justa y además muy repetitiva. La frivolidad tampoco la aprecio, aunque si hay escenas que podríamos haber cortado sin ningún problema, de esas que despiertan los instintos paternos que son muy facilonas para llenar las salas.

Más allá de la película, que pasará sin pena ni gloria por la historia del celuloide, me quedo con las reflexiones que invoca, cómo el choque de culturas siempre conlleva que la más avanzada fagocite por completo a la que menos lo está y como nuestra civilización occidental, desde nuestra privilegiada situación, desde nuestra consciencia madura y una cultura supina caemos en los instintos más primitivos de supervivencia y de egoismo (y luego pretendemos que nuestro Dios sea misericordioso, cuando desde nuestra condición de “dioses” no actuamos como se esperaría de nosotros) y saqueamos África para nuestro propio beneficio, sin respeto a nuestros orígenes y creando tierras de nadie dominadas por los señores de la guerra, mercenarios que hacen el trabajo sucio para nosotros.

También quería destacar lo guapa que está Jennifer Connelly y la bonita relación que mantiene con Mr. DiCaprio. No se a vosotros, pero a mi me ha provocado cierta angustía ver algo tan bonito entre dos personas, que se encuetran en un mundo que les es ajeno pero que sienten que hay algo entre ellos especial, que a pesar de no conocerse es como si se conocieran de toda la vida, como si ya lo hubieran vivido en un tiempo mejor. Lo mejor es que todo esto sin tocarse, sin un sólo beso, sólo a través de sus miradas, nada como su despedida o como la última llamada telefónica. Queda de manifiesto la impotencia de no ser ese su momento, su lugar, pero si con la certeza de que es su destino.

Terminar este comentario recordando el tema final de los créditos, un rap de lo más chulo, que aviso, no encontraréis en la BSO. El tema es “Shine on” de Nas, y la letra no tiene desperdicio, os dejo con una de sus frases:

“When you shop for a gift for me
You think about the misery?”

Posdata: Fijaros cuando Leonardo llega al aeroperto de Ciudad del Cabo, podréis ver en la puerta esperando a un taxi a su madre y su abuela, de las que Leo nunca se separa.

Related Posts

4 Responses

  1. Mer

    A mi me ha gustado bastante, aunque desde luego sobra metraje por todos los lados. Leonardo, fabuloso, cada día mejor actor, no dejará de sorprenderme. Djimon, me encanta, tiene algo especial y es un digno contrincante de Leo,le da la replica de maravilla y le roba espacio en pantalla. Y Jennifer es simplemente preciosa, además de una gran actriz (casi siempre secundaria y aún asi brilla con luz propia). Destacar las escenas más duras de los niños soldados y el proceso de lavado de cerebro que se hace con ellos, es muy triste y doloroso. Ayer cuando salí del cine pensaba hacer una reivindicación aqui respecto a las películas de DiCaprio, pero mejor me la guardo por repseto a los que todavía no la han visto. Más adelante me quejaré de un elemento común de casi todas sus películas, el que lo adivine tiene premio, jeje.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.