Continuando con las noches de cine de verano en esta ocasión nos detendremos en “Camino”, la última apuesta de Javier Fesser, ganadora de 7 Goyas en la última entrega de 2008, convirtiéndose en la película del año.

Fesser, al igual que hizo Guillermo del Toro con “El laberinto del Fauno” nos muestra un bello cuento, una historia de amor, enredada en una oscura y miserable realidad. A las destrezas del guión sumamos el acertado uso de la imaginación y los sueños con una más que correcta construcción de estos, salvaguardando algún que otro efecto visual al que el presupuesto no debió llegar.

Al margen de la cruda historia que refleja creo que podía haber sido más sarcástico y crítico con el grupo de sicarios católicos (Opus Dei) que protagonizan las desventuranzas de Camino, los mismos que junto a otros fieles compañeros de correrías como los dominicos o los jesuitas dedicaron años a parasitar las universidades españolas cegando a la ciencia de la primera parte del siglo XX,  desarrollando un imperio económico gracias a los favores del generalísimo y ocupando los ministerios de poder de este país, tejiendo así la maya de la mafia tecnocrática que atrapa todo puesto de poder en este y otros paises, para así, convertirse en la secta más peligrosa con la que nos hemos cruzado.

Estas son las cosas que a uno le hacen pensar “ojalá exista esa justicia divina que tanto proclaman en falso y hacen suya los impropios” , porque se van a quemar en el infierno que Dante pintó para ellos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.