Category Archives: Bélico

lone2

Sorpresa en la taquilla “El único superviviente”

Este fin de semana se ha producido en taquilla un fenómeno que hacía tiempo no veíamos y es como el buen funcionamiento del boca a boca ha hecho que una película que arrancaba con 90.000 dólares de taquilla en su primer fin de semana, colocándose en el puesto 35 de recaudación haya pasado a su tercera semana en cartelera a convertirse en la número 1 de taquilla, con más de 38 millones de dólares de recaudación en el fin de semana, por encima de títulos más navideños y taquilleros como “Frozen” o “El Lobo de Wall Street”.

Esto es lo que le ha sucedido en USA a “El único superviviente”, que como bien decíamos en su crítica hace unos días, es uno de los mejores títulos de acción de los últimos tiempos. taquilla

lone

El único superviviente, la crítica

Dejándo al margen el análisis moral de la guerra, la lectura ideológica que pueda tener o el juicio de valor sobre la objetividad que impregna el director Peter Berg en la película, porque claro, lo que conocemos de este director son cintas como “Battleship”, “La sombre del reino” o “Friday Night Lights”, donde claramente muestra su claro sentimiento patriótico de forma totalmente imparcial y donde juega con la exaltación del honor, valor y patria. Bien, pues dejando todo esto de lado, evitando dejarnos llevar por ese análisis más profundo (que no tiene porque haberlo ni si quiera en la intencionalidad del director), estamos ante una película de acción IMPRESIONANTE, tanto que el National Board of Review, en los premios que da en diciembre la seleccionó en la lista de las 10 mejores películas del año, junto a: 12 Years a Slave,  Fruitvale Station,  Gravity,  Inside Llewyn Davis,   Nebraska,  Prisoners,  Saving Mr. Banks,  The Secret Life of Walter Mitty y The Wolf of Wall Street.

Peter Berg se maneja en la acción y la tensión como hacía mucho que no veía en el género. La película se te pasa y no te das ni cuenta. Te mantiene el alma en vilo. El espectador deja a un lado cualquier juicio moral y se centra en una historia de pura supervivencia. Aquí no hay buenos ni malos, sólo hay pura adrenalina y acción de la buena, pero de la BUENA.

Parece increible como unos cuantos pinos en el bosque y cuatro soldados pueden dar tanto de si, puede que no recuerde un entorno tan memorable desde tiempos de “Depredador”. Es una historia no sólo de supervivencia, también de rescate al más puro estilo “Black Hawk Derribado”, una de las últimas joyitas que le hemos visto a Ridley Scott. Esta película combina lo mejor de estas otras dos.lone2

El arranque del film es espectacular. Nos mete de lleno en el valor, coraje y honor de los soldados con imágenes reales de los duros entrenamientos a los que se les somete, por aunque parezca increíble la aventura que protagoniza Mark Wahlberg, está basada en hechos reales. Pasamos a unos planos de naturaleza sublime en Afganistán, junto a la increíble música de Steve Jablonsky (otro que no deja de sorprenderme. Ya lo hizo con Pain&Gain) que me recuerda tanto a Cliff Martinez (Drive), combinando ambas cosas un amanecer en pleno desierto que te deja las emociones a flor de piel.

Está película de acción con mayúsculas, viene a retratar uno de los mejores cuadros del honor que vamos a tener este año. De la heroicidad de los más débiles y de como en ambos bandos de una batalla siempre hay soldados de principios, coraje  y honor.

Como era de esperar el final de la película expresa un lacrimógeno homenaje a los protagonistas reales de la historia que nos cuenta, dejándonos un cierto sabor agridulce, porque los verdaderos culpables de que los conflictos armados ocurran en el mundo siempre se van de rositas. Siempre lo organizan para que otros maten y mueran por ellos, bajo unos falso ideales y engaño, lo que hace más valeroso la actitud de estos héroes.

oscura

La noche más oscura, la crítica

Pues oscura no es precisamente lo que aparenta que va a ser la noche de los Oscar para esta película. Una vez vista todavía me llama más la atención los motivos por los que Bigelow se ha podido quedar fuera en la categoría de dirección.

La película arranca muy sutilmente con voces en off y pantalla negra con un cruce de conversaciones alrededor de los sucedido en las torres gemelas. Radio de policia, llamadas telefónicas de desesperación, de despedida…marcando desde el inicio un ritmo con un interés constante.

Es cierto que en alguno de los momentos pueda resultar demasiado denso el tiempo que dedican a algunas de las secuencias, de todas formas el interés no decae.

La historia se cuenta con gran realismo, rozando el documental y con un tono muy periodístico. Pese a todo lo que se puede insinuar y denunciar por ambas partes de la historia, en ningún momento se juzgan los hechos, Bigelow trata de mostrarlos lo más crudos posibles y que cada cual saque conclusiones.

La película navega por diferentes aguas, desde la parte más militar y obvia a la más burocrática, de salón de espionaje. La verdad es que tiene mucho de distintas películas, incluso de series como “Homeland”.

La primera parte del film es la más dura, es la parte de los antecedentes, de las torturas y sin caer en el fanatismo y conservando su posicionamiento neutral refleja perfectamente la dificultad y tensión a la que este tipo de trabajos somete.

La segunda parte quizá sea la mejor. Es el bloque duro de espionaje. Tiene más brio que la primera parte y se mueve muy bien entre los distintos estamentos, grados de poder y disciplina profesional.

Por último llegamos al momento esperado, el desenlace, que lejos de ser un discurso patriótico, y caer en todos los tópicos de asalto nos relata fría y distántemente los hechos que llevaron al asesinato de Bin Laden.

Creo que Bigelow se ha superado una vez más con esta película, que me ha gustado más que su antecesora “En Tierra Hostil”.

Todo pinta que  a que no será así, pero veremos si es capaz de arrasar en los Oscar. Contra todo pronóstico es una de las películas que cuenta con más posibilidades para dar de nuevo la sorpresa en la noche de los premios de la Academia de Hollywood.

Templario

Templario es una pequeña producción que juega a ser una de las grandes. Aunque en su aspecto visual y en definitiva el diseño de la producción todo parece estar a un nivel presupuestario más alto, el guión termina por ponerla en su sitio.

Los personajes son completamente planos, donde el protagonista templario carece por completo de motivaciones (que así le pasa luego, ¡claro!) y donde la historia se resume un asedio y asalto al castillo carente de la tensión propia de los films del género.

Al final las pretensiones épicas de la historia del Rey Juan sin Tierra  que tuvo que firmar la Carta Magna en favor de los derechos del pueblo inglés se queda reducida a una aventura livianamente entretenida.

 

Skyline

Los amantes de la ciencia-ficción y del fenómeno OVNI estáis de enhorabuena. La semana que viene (11 de noviembre) se estrena “Skyline”, película al estilo “Independece Day”, en la que la raza humana se enfrenta a una nueva amenaza extraterrestre que pretende hacer saltar por los aires nuestra civilización. En esta ocasión llegan con unas enormes naves espaciales que disparan un rayo fulminante que arrasará la superficie del planeta.

La dirección corre a cargo de los hermanos Strause, expertos en los efectos visuales y responsables de su elaboración en otros muchos títulos. El reparto es anónimo pero promete mucha acción y adrenalina. Para ir abriendo boca, los que vivis en Madrid podéis acercaros a Goya a ver el inmenso cartelón que han colocado. Para el resto, aquí está el trailer.

Predators

La nueva entrega de “Predators”, producida por Robert Rodriguez, no es tan mala como pensaba.  Desde su arranque tiene un toque “Perdidos” muy sugerente. Juega con la incredulidad, la incertidumbre y cierto suspense. Incluso puedes llegar a creerte a Adrien Brody en el papel de mercenario. Hay alguna aparición muy buena, como la de Laurence Fishburne.  Hasta aquí todo bien. El problema surge cuando la trama empieza a diluirse y lo que parecía ser una nuevo “Pitch Black” termina convirtiéndose en una aventura bastante ligera y absurda. Que deciros del final, ¡metido con calzador!

En resumen, apta para fieles al género Predator, el resto, podéis pasar sin verla.

Platoon. La escena.

Hacía mucho tiempo que no hacíamos una visita a los momentos inolvidables de la historias del cine. En esta ocasión quiero dejaros uno de los momentos cumbres de “Platoon” que además dio cara al poster de la película.
Un momento magistral en el que el sargento Elias (Williem Dafoe) pierde la vida a pocos metros de la salvación, bajo la mirada confusa y de inquietud de sus compañeros. Lo más sugerente de todo ello es la música de fondo, el verdadero protagonista de este momento y responsable de que ahora hablemos de ello. El adagio de Samuel Barber, una de las piezas más intimistas y sensibles que se hayan escrito nunca.
Increíble ese plano en el que el violín llega a su punto más aguado y el sargento Elias levanta los brazos en señal de redención mientras el helicóptero abandona el campo de batalla.
En definitiva una consecución de tres planos memorables cargados de simbolismo y denuncia.
“Platoon” de Oliver Stone es junto “Apocalipsis Now” de Coppola y “La chaqueta metálica” de Kubrick, las tres grandes joyas de la guerra del Vietnam que ningún amante del cine debe perderse.

Green Zone. Greengrass y Matt Damon juntos de nuevo.

La nueva película dirigida por el inglés Paul Greengrass me ha sorprendido gratamente. Aunque no deja de ser un producto palomitero como los que le gusta a Universal Pictures, tiene su toque de autor. Lo mejor de todo es que Greengrass baja un poco el calibre de dirección al que nos tiene habituados (quizás por exigencias de la producción) y nos ofrece un film menos mareante que sus habituales aunque no por ello baja su nivel de exigencia.
El film arranca con unos diez minutos 100% Greengrass para zambullirnos de lleno en su filosofía. Luego irá reduciendo poco a poco su nivel estético para convertirla en apta para todos los públicos. Tiene algunas escenas nocturnas muy interesantes, que seguro que a Michael Mann le interesa repasar.
La historia no nos cuenta nada nuevo que ya no sepamos sobre Irak, pero nos deja a un Matt Damon que parece tener el tacto pillado a estos personajes de acción alternativa. Me encanta ese gesto suyo tan característico cuando descubre las tramas ocultas de sus films, en el que parece decir “Eh! que pasa aquí. Os vais a cagar”. Es genial. También resulta muy peculiar su interpretación en esos momentos en los que hace de pícaro e intenta dar gato por libre al pardillo de turno. Es un bonito contraste con ese rostro tan aniñado e inocente.
Sin duda es una película que recomiendo. No encontraréis grandes respuestas y vergüenzas de la guerra pero si un rato divertido donde la acción no decae en ningún momento y tampoco cansa.

The Hurt Locker (En tierra hostil). Camino del OSCAR.

Bueno, bueno…este año los Oscars van a estar calentitos y muy tensos, porque las dos categorías más importantes, dirección y película  no están nada claras. Mucho se habla entre “The Hurt Locker” y “Avatar” y la nueva en aparecer “Malditos Bastardos”  (por la que personalmente creo que es la más merecedora). De momento, aquí va una baza en favor de “The Hurt Locker”.

La película de Kathryn Bigelow está tratada con mucho mimo y cuidado. Tiene un estilo de dirección muy personal y marcado. Me recuerda mucho a Peter Greengrass (pronto le veremos con una cinta muy parecida a esta, “Green Zone” con Matt Damon), pero un estilo más sofisticado, sin un abuso tan exagerado de lo que en si, es un recurso. Tiene un manejo rápido y preciso de la cámara, busca constantemente el plano y contraplano. No mantiene más de 3 ó 4 segundo el mismo plano y consigue transmitir un realismo sensacional sin llegar a marear al espectador.

Eso por un lado. Luego tenemos el tema que toca la película. La misión en Irak, un tema delicado por el que pasa con maestría y que seguramente se ganará el aprecio de la Academia y muchos de sus votos. La película va ganando en contenido a medida que avanza su metraje  para llegar a una escena final en la que el protagonista comparte plano con su hijo recién nacido, con el que mantiene una conversación  (monólogo) que marca el punto ganador para el Oscar. Una escena brillante que refleja como los valores y la percepción de la realidad va cambiando con la edad.

Sin duda no creo que esta película sea la definitiva sobre la guerra o sobre las ambientadas en la más reciente de Irak, pero si que es posiblemente la única que pueda arrebatarle el Oscar a “Avatar”, ya que el género de “Malditos Bastardos” parece diezmarle oportunidades.