Category Archives: Deporte

nira-juanco

Entrevista a Nira Juanco

Con el campeonato de Formula 1 a la vuelta de la esquina, (16 de marzo en Australia), hemos tenido la ocasión de entrevistar a Nira Juanco periodista y presentadora de Antena 3 en las retransmisiones de las últimas temporadas del campeonato de Formula 1 y hacerle unas cuantas preguntas no sólo de coches y velocidad, sino de cine, para conocer sus gustos y un poco más sobre ella.

A lo largo de los últimos 40 años se han rodado 4 documentales sobre el mundo de la Formula 1 que son dignos de mención.
• Fin de semana de campeones, 1972, del mismísimo Roman Polanski
• Uno por uno, Campeones por siempre, 1975
• Formula 1: Fiebre de la velocidad, 1979
• Senna, 2010
De todos ellos, nos gustaría saber si los has visto, y si puede que te influyeran para dedicarte al periodismo en el mundo de la Formula 1.

Sólo he visto el de Senna, bueno, lo he visto unas 4 veces. Y evidentemente, no fue por este documental por el que decidí dedicarme al mundo del motor porque ya era reportera de F1 cuando lo estrenaron. Mi pasión por las 4 ruedas viene de ver las carreras por la televisión y sobre todo, tras la irrupción de Fernando Alonso en este mundo.

“Rush” ha sido el último estreno cinematográfico sobre la Formula 1. En esta película se refleja la rivalidad, dentro y fuera de las pistas, entre Nikki Lauda y James Hunt.¿Esta rivalidad llega a ser tan extrema entre los pilotos? ¿Refleja fielmente la tensión que se vive en los circuitos?

Actualmente los circuitos están bastante tranquilos porque no puede decirse que entre Vettel y Alonso haya “mal rollo”. La rivalidad más evidente de los últimos tiempos fue la que hubo entre Alonso y Hamilton en 2007 cuando los dos compartían equipo en McLaren. Yo no hacía F1 entonces, pero los que sí estaban decían que el mal ambiente entre ellos se palpaba en cada rincón. La tensión más grande que yo he vivido ha sido entre Webber y Vettel. Especialmente tras Turquía 2010 y este año después de Malasia y el ‘Multi 21′ cuando la relación ya se rompió por completo.

En los últimos años quizá la rivalidad entre Fernando Alonso y Lewis Hamilton haya sido la más espectacular de todas, algo que nos ha tenido a los espectadores pegados a la pantalla en cada carrera. ¿Ves posible que algún día pudiera hacerse una película con ellos como protagonistas?

Sí, ¿por qué no? Sería todo un éxito, como la de Rush o el documental de Senna. Ese año 2007 en McLaren da para mucho. Pero incluso una película sobre la vida de Alonso sería muy interesante.

¿Crees que la Formula 1 actual goza de la misma espectacularidad que la que el cine retrata en ella?

Sí, yo creo que sí. El deporte en sí es espectacular y a mí se me siguen poniendo los pelos de punta tras cada salida. La meteorología cambiante en muchas carreras dan ese toque de emoción y efectos especiales necesarios para engancharte (sólo hay que mirar los últimos GP de Malasia, Canadá o Brasil y entenderá lo que les digo). Los accidente en carrera son igual o más espectaculares que los de ficción. Y en algunos paddocks como el de Mónaco, Singapur, Abu Dhabi o Austin, podría rodarse una escena de Hollywod de la cantidad de actores que te encuentras por ahí. Realmente, durante mi primer año de F1, yo me creía constantemente que estaba en una película.

Para la próxima temporada Ferrari recupera como piloto a Kimi Raikkonen, que será compañero de Fernando Alonso. Mantener a dos personalidades tan destacadas en el mismo equipo podría ser algo sin precedentes, ¿crees que estaremos ante una nueva historia de cine?

Ésa es la gran pregunta y el gran morbo para la temporada 2014. Podría ser… Si Ferrari no gestiona bien la situación, podrían saltar chispas. Ni a Alonso, ni a Kimi, ni a ningún campeón del mundo, le gusta que su compañero le dispute el número 1 dentro del equipo. Así que veremos qué pasa. Pero la rivalidad por ganar al otro va a estar ahí desde la primera carrera.

A un ritmo tan frenético como el que se vive en la competición de la Formula 1, con continuos viajes y cambios de escenario, ¿encuentras tiempo para ir al cine?

Sí, me encanta ir al cine y, como mínimo, voy una vez al mes (o eso intento).

Ahora una serie de preguntas breves:

Cine Actor y actriz favorito
Leonardo di Caprio o Daniel Day-Lewis y Charlize Theron
Mejor película que has visto este año
‘La mejor oferta’ de Giuseppe Tornatore
Si pudieras vivir dentro de una película, ¿en cuál te gustaría hacerlo?
‘Sonrisas y lágrimas’, desde que la vi por primera vez, soñaba con tener una familia numerosa como la Von Trap.
Hablando de series, ¿sigues alguna?
Muchas. Ahora mismo, Homeland y Breaking Bad

Sobre la F1
Piloto favorito: Fernando Alonso

Circuito para recordar: Spa

¿Alguna anécdota inolvidable? Muchísimas, demasiadas como para elegir una.

Sobre Antonio Lobato, ¿vive todo con tanta intensidad como lo hace delante de las cámaras? Él vive las carreras, pero luego es más tranquilo en el día a día. Lo que es, es un trabajador incansable.

¿Alonso, De la Rosa o Gene? Eso es como preguntarle a un niño “¿a quién quieres más, a papá o a mamá?” Jajaja. Los tres son excepcionales.

Más personal
Odias que… la falsedad y la mentira
No puedes vivir sin… mi familia
Signo del zodiaco: Virgo
¿Dónde ves la F1 en unos años? ¿dónde te ves tú? Mientras sigan apareciendo pilotos del talento y la talla de Alonso, Vettel, Hamilton, Raikkonen… veo a la F1 en plena forma por muchos años. Y a mí me gustaría hacer esto toda la vida, pero sé que no es realista, que no me voy a jubilar ni mucho menos en el paddock. Pero bueno, espero por lo menos, seguir en la tele por muchos años (haciendo F1 o lo que sea).

Rush

Rush, la crítica

Este fin de semana se estrena “Rush”, la última película del director Ron Howard (Splash, Willow, Apolo 13, Una mente maravillosa, El Código Da Vinci) e interpretada por Daniel Brühl, Chris Hemsworth (marido de Elsa Pataky y actor que da vida a Thor) y Olivia Wilde.

Gracias a nuestros amigos de Sensacine tuvimos la oportunidad de ver la película antes de su estreno y nuestra sorpresa ha sido muy favorable. Tratándose de este director y el escaso presupuesto de 38 millones de dólares podría pensarse que algo justo andaría, ya que un circo como el de la Fórmula 1 y la cantidad de grandes secuencias y amplios planos que se presupone necesitan de muchos billetes verdes. En este caso no ha sido necesario. De entrada la primera sensación nada más empezar la película es de gran realismo, lejos de los grandes artificios del género donde se pierde esa naturalidad de la velocidad en favor del espectáculo y terminas teniendo la sensación de estar en una montaña rusa de la Disney. Aquí no pasa eso, aquí vas en el coche. Ron Howard se encarga de hacernos sentir un coche de los año 70.  Que por otro lado logra esa atmósfera casi sin despeinarse, sin necesidad de un pase de moda de los 70 ni grandes atrezzos para que al espectador le quede claro donde esta.

La película se centra en el duelo que mantuvieron en lo deportivo James Hunt y Niki Lauda, dos grandes pilotos que terminaron siendo ambos campeones del mundo. Cada uno de ellos refleja dos formas distintas de ver la vida y esto es en lo que se centra la película, más que en las carreras y la adrenalina a tope.

Si en “Pain and Gain” había dos tipos de personas, los hacedores y los que no hacen nada, aquí tenemos por un lado a Niki Lauda, que representa a esas personas comprometidas con su trabajo, eje central de su vida, que viven por y para lo que hacen, que son puro control, muy cerebrales y lo más cercano a una máquina autómata. Por otro lado tenemos a James Hunt que refleja ese perfil más aventurero, de quien gusta ganar pero disfruta celebrando los éxitos, dejándose llevar por lo sentidos, la pasión, sabiendo disfrutar de la vida más allá de las reglas y rutinas que otros nos marcan.

Ambos se encuentra en polos opuestos pero a la vez se necesitan. Se necesitan para tener un motivo por el que luchar por la victoria.

Los que no conozcáis esta curiosa historia os animo a que veáis la película y hagáis vuestra propia lectura.

Respecto de las interpretaciones ya se está hablando de que Universal Pictures posiblemente defienda la candidatura de Daniel Brühl para ser nominado al Oscar a mejor actor secundario, por dar vida al mítico Niki Lauda.

Algunos medios han dicho: “The Independent”: La rivalidad entre Hunt y Lauda emociona y fascina.

“Variety”: No sólo es una de las grandes películas sobre carreras de coches de todos los tiempos, sino una virtuosa obra cinematográfica, con las dos interpretaciones más convincentes del año.

Por cierto, ojito con la banda sonora de Hanz Zimmer y sus similitudes con “Juego de Tronos” y su tema “Las lluvias de Castamere.

Para finalizar os dejo con un tributo a Niki Lauda que he encontrado en youtube, espero que os guste.

Toro Salvaje

Toro Salvaje

Basada en la vida del boxeador Jake La Motta, interpretado por Robert De Niro, nos muestra el lado más oscuro y duro de la vida del boxeador, esa parte extradeportiva en las antípodas de lo que unos años antes significo “Rocky”. Rodada en blanco y negro Martin Scorsese supo reflejar la violencia del ring y el mundo mafioso y de corrupción alrededor de este deporte.

Robert De Niro borda un papel que le valió el OSCAR a mejor actor, y es que alguna de sus escenas son memorables. LaMotta era un tipo difícil, con grandes obsesiones, muy celoso de su mujer que incluso le llevó a tener problemas con su propio hermano, interpretado por Joe Pesci. De Niro interpreta con maestría cada registro del carácter de este boxeador, pasando de la rabia al deseo  y reflejando una gran fortaleza y persistencia, tanto, que llegó a romperle una costilla a Joe Pesci en una de las escena de pelea. Es destacable el cambio físico que muestra en su etapa final, ya retirado del ring. De Niro tuvo que ganar 27 kilos de peso, lo que marcó un record hasta la fecha.

Alguno de estos momentos sublimes que más me gustan es aquel en que está detenido en la carcel y golpea una y otra vez el muro de la prisión mientras grita desesperado entre luces y sombras en blanco y negro.

Los detalles sangrientos del film son marca de identidad de Scorsese, que ya en estos primeros films muestra el lado más duro y salvaje de la violencia callejera, marca de identidad de su cine, que siempre ha girado entorno a ese mundo italo-americano callejero.

Es curioso como viendo de unos años, y especialmente este, 1980, en que se llegaron a estrenar 8 películas sobre el mundo del boxeo, Scorsese consiguió diferenciarse del resto, siendo claves la fotografía en blanco y negro y el hecho de distanciarse del cine de deporte, dejando bastante de lado los combates y centrándose más en el personajes y sus tribulaciones internas. Aun así obtiene un resultado muy bueno con las escenas de combate, que pese a ser escasas y poco elaboradas tiene algunos planos sensacionales, como en los que destaca los flashes de las cámaras, los planos detalle de la sangre saltando por los aires o primeros planos de los rostros de los boxeadores. Es escueto en esta realización pero ahí radica parte de su éxito.

Martin Scorsese dijo acerca de esta película “Yo puse en ‘Toro salvaje’ todo lo que sabía, todo lo que sentía, y pensé que eso sería el final de mi carrera. Es lo que se llama un film kamikaze: se pone todo dentro, se olvida todo y después se intenta encontrar otra manera de vivir.”

Sin embargo, lejos de ser el final de su carrera, le puso en el centro de todas las miradas. En el caso de De Niro creo que fue momento cúspide, llevando a cabo una interpretación que muchos han considerado dentro de las 10 mejores de la historia del cine.

Por último, y no menos importante, destacar la banda sonora de la película, con la composición de Mascagni, que me recordó a ese uso de la música clásica que tan bien supo destacar Stanley Kubrick, otro de los grandes. (La semana que viene subiremos esta pieza musical para que podáis apreciar el contraste entre la belleza melódica y la violencia del ring)

Moneyball, la crítica.

Al igual que ha ocurrido con George Clooney en “Los Descendientes”, el papel de Brad Pitt en “Moneyball” resulta humilde pero contundente. Representa muy bien la imagen de ese manager de equipo de beisbol que se maneja entre la intuición, la experiencia y esa especie de fe que cada uno de nosotros suele tener en algo más allá de los sentidos que hará posible todo lo que deseemos, pero que a la vez, al haber sufrido en primera persona la cruda realidad, aquella que no se rige por supersticiones y que muchas veces viene a decirnos que solo la lógica y la ciencia puede acercarse ligeramente a darle sentido a todo, tiene el futuro de su equipo divido en dos opciones entre su corazón y su cabeza.

Partiendo de esta base, nos enfrentamos a una bella historia de confianza en un objetivo, en la fuerza de la razón frente a la superstición, y de la que podemos sacar la conclusión de que es de sabios no cometer el mismo error. (Algo que me recuerda al final de “Pactar con el diablo”, en el que Keanu Reeves, pese a tener esa segunda oportunidad, vuelve a sucumbir ante la misma tentación). Otra gran lección, y quizá la más importante que nos podemos llevar de esta historia, es que siempre los triunfadores y aquellos que rompes barreras se tienen que enfrentar a todos los elementos, especialmente la desconfianza de aquellos que no pudieron hacer lo que ahora pretenden, o aquellos que bajo el conservadurismo que les trata bien niegan cualquier tipo de cambio que pueda hacerles caer de su privilegiada situación.(Qué también me recuerda a la charla que Will Smith le da a su hijo en “La búsqueda de la felicidad”).

“Moneyball” nos brinda la oportunidad de ver a un Brad Pitt más maduro, en un papel sereno en el que los silencios juegan su baza y en donde la compañía de Jonah Hill en el papel de Peter Brand pone la chispa apropiada para esos giros guionísticos que tan bien sabe hacer Aaron Sorkin.

 Sinopsis de la película