Category Archives: Documental

Capitalismo: Una historia de amor.

Hace tiempo que tenía ganas de dar un repaso por el último documental de Michael Moore. Documental que él mismo dice que pone el sello final a su repaso del sistema, englobando en este episodio todo aquello que ha criticado en documentales anteriores.

En esta ocasión viene a mostrarnos a la madre de todos los males, el capitalismo. Fundamenta su base en que el capitalismo se basa en la premisa de la avaricia sin fin y da un repaso por el sistema americano desde el esplendor de los 50 hasta nuestros días y como la maquinaria de los más ricos busca las artimañas necesarias para llegar un paso más.

Es sorprendente lo bien que va atando cabos y justificando la historia más reciente. Maneja datos aplastantes y observaciones tan simples como aquella en la que manifiesta que el 1% de los ricos engaña al 99% de los pobres, evitando así que se vuelvan contra el sistema haciéndoles ver que el sueño es posible y que algún día podrían llegar a formar parte de ese 1%.

Me resulta demoledor el repaso que pega a los últimos 40 años de vida política en los EEUU; la bonanza de los 60, las intenciones de Roosvelt, las mil y una contradicciones, la elección de Obama, la crisis actual, las ayudas a los bancos…

Es cierto que a veces puede jugar al sensacionalismo y dramatismo con algunas escenas, pero no dejan de ser instrumentos potenciadores de una realidad que él no se ha inventado. Ya era hora de que surgiera una voz crítica que levantara la voz contra la inevitable estupidez humana.

Estreno 8 de enero.

La Hora 11.

Leonardo Di Caprio produce y presenta este documental que refleja la situación del planeta ante el fulminante desgaste al que lo estamos sometiendo y como el calentamiento global nos dirige rapidamente hacía nuestra extinción.

El documental navega por las mismas aguas que “Home”, pero sin dedicar tanto tiempo al pasado del ser humano, de su intervención en el planeta y de la situación anterior a nuestra llegada. Va directo tema al fundamental, que además lo aborda con imagenes más drámaticas que las vistas aéreas de “Home”.

Algunas de las interpretaciones o manifestaciones de los cientificos  presentes en él son impactantes, como la paradoja que significa decir para muchos que el medio ambiente está en peligro o que no sobrevivirá, cuando es todo lo contrario, seremos nosotros los que no lo haremos. La naturaleza siempre lo hará, tiene todo el tiempo del mundo, cosa que nosotros no.

Este documental consigue como muy pocos, hacer consciente al espectador de la acción viral del hombre en la Tierra, usando bellas metáforas como la de las luces que alumbran el planeta en la noche, todo como producto del ser humano.

“La hora 11″ pone de manifiesto como la naturaleza ha pasado de ser el medio en el que nos desenvolvíamos a convertirse en un recurso más. Cada vez nos alejamos más de ella, nos alejamos de aquello que nos da la vida, no adquirimos conocimientos de la naturaleza y sólo lo hacemos a través del medio sintético que nos hemos creado siendo como astronautas vagando en un universo metálico. Las nuevas generaciones son capaces de identificar más de 1000 logos de marcas pero no saben diferenciar dos tipos de plantas de su vecindario.

A esto se une la devastadora economía de mercado que cuya única premisa es el crecimiento, un crecimiento que no tiene otro límite más que el de la autodestrucción.

Como siempre ocurre, el documental termina con ese hilo de esperanza que cada vez parece ser más fino y poniendo de manifiesto la fuerza del amor para cambiar el mundo.

La clase.

Hace unos días tuve la oportunidad de recuperar la cinta ganadora de la última Palma de Oro en Cannes, “La clase” del director Laurent Cantet que refleja el microcosmos y arquetipo de un aula de barrios marginales.

La dirección de la película me parece de una firma perfecta, el manejo de la cámara como si de una guerra de trincheras se tratase me resulta magistral. Alejado de los típicos planos generales y travelings propios de este tipo de narraciones Laurent Cantet nos mete de lleno en la acción, como si de un alumno más se tratase o de un investigador social camuflado entre las sillas para no despertar sospechas y poder observar el desarrollo normal de una clase.

Con un metraje apropiado en longitud, Cantet logra mostrarnos todas las vicisitudes propias de un aula y va evolucionando por el universo de complejas relaciones que surgen entre profesores y alumnos. Lo mejor de todo es que es totalmente real, no hay un solo elemento exagerado o mitificado, es la vida misma en las aulas de nuestro tiempo.

Es fiel retrato de nuestro momento,  con gran caracter documental que no debéis dejar pasar.

Home (Documental y BSO de la semana)

El famoso y reconocido fotógrafo Yann Arthus-Bertrand se adentra en una maravillosa aventura con la dirección de este documental, “Home”. Documento en el que pone de manifiesto su infatigable interés por la fotografía aérea (es el autor de la foto del bosque con forma de corazón en Nueva Caledonia que pone a la portada de su libro fotográfico “La Tierra desde el aire”) y que de forma muy sutil nos lleva a donde quiere.

La imagen es el corazón de esta aventura de 93 minutos, pocas palabras hacen falta para llegar a transmitir el mensaje de esperanza que pretende. En su arranque da la sensación de monotonía, de lentitud, mientras explica el origen de la vida y se pasea por la inmensa y frágil tierra. Pronto pasa a la acción, una vez que nos plantea el origen y evolución del planeta y de los primeros 200.000 años del hombre sobre él, pasa a mostrarnos el desastre ecológico al que estamos sometiendo a nuestro hogar, el planeta Tierra.

Los datos que van mostrando resultan sobrecogedores, “1/4 de la población mundial vive en las mismas condiciones que hace miles de años, que representan más de 1.500 millones de personas, lo que supone más de la población de los paises ricos”. Apesar de toda nuestra evolución, la mitad de la humanidad sigue dedicando su vida al cultivo de la tierra, siendo está la principal actividad y profesión más antigua. En los últimos 50 años hemos triplicado la población mundial y el 80% de la riqueza del planeta la consume tan sólo el 20% de la población.

Hay momentos de absoluta poesia como cuando nos muestra Dubai, esa ciudad como máximo exponente del progreso energético y del desarrollo, que sostiene la paradoja de verse rodeada de una inagotable fuente de energia, el sol (que en tan sólo 1,5 horas podría darnos la energía para sostener el planeta un año) y no aprovecha un gramo de ella, simplemente se dedica a consumirla. ”Nada parece más alejado de la naturaleza que Dubai y a la vez nada depende más de la naturaleza que Dubai”.

El retrato de nuestro planeta parece terminar de una forma debastadora, mostrando datos aterradores, como los referentes a la pesca, dónde 3/4 de los océanos sienten en sus entrañas la extición de la vida, donde 13 millones de bosques se deforestan cada año, o que nos gastamos 12 veces más en armas que en alimentos, e incluso que el 40% del hielo derretido en los polos ha ocurrido en los últimos 40 años.

Pero esta historia termina con un halo de esperanza,  y ya que el genio del hombre siempre fue haber intuido su flaqueza (lo que le sirvió para apoderarse del planeta), parece estar tomando conciencia de su propia destrucción, para evitar el fin al que sucumbieron viejas civilizaciones como la de la Isla de Pascua. Medidas como la de Costa Rica, que ha decidido prescindir de tener un ejercito y dedicar el presupuesto a la educación y la ecología, o la busqueda de muchas ONG´s de un comercio equitativo, un comercio justo ( porque no tiene mucho sentido que mientras unos trabajan con sus manos la tierra, otros lo hagan con maquinaria muy sofisticada y además reciban fuertes subvenciones de sus Gobiernos), o las ciudades pioneras en Alemania que buscan abastecer la energía de sus edifícios obteniéndola del sol.

Todas estas medidas parecen mostrarnos un despertar de nuestras conciencias, la pregunta es, ¿estaremos a tiempo de cambiar?