Category Archives: Musical

miserables

Los Miserables, una de las películas del año. La crítica

Abróchense fuerte el cinturón a la butaca porque están a punto de vivir una experiencia audiovisual sobrecogedora. ¡Qué derroche de talento esconde está película!  Ni un sólo minuto de tregua, toda la película, absolutamente toda (salvando alguna frase) es cantada. Hay que tener claro que se va a presenciar un musical “com mayúsculas” cuando se entra a ver “Los Miserables”.

El diseño de producción me deja sin palabras, las interpretaciones son soberbias. Repartiría un Oscar a cada uno de los actores y actrices que intervienen. Hugh Jackman y Anne Hataway por descontado, pero es que todos los secundarios están al mismo nivel,incluyendo los jóvenes revolucionarios de la última parte de la película, tienen una fuerza visual que atrapa al espectador al primer pestañeo.

Me sorprende la capacidad que tiene el director Tom Hooper para explotar el talento de sus actores (se nota que es inglés :-) ) Una historia que fácilmente podría ser parodiada y ridiculizada es capaz de aportarle un realismo y una credibilidad  musical que no había visto hasta la fecha en ninguno de los musicales cinematográficos modernos.

La primera parte, con la escena de Hugh Jackman en el puerto es tremenda, aquí ya te dejan muy claro el espectáculo que está por acontecer. El desafio que se plantea entre Jackman y Russell Crowe se repite a lo largo del film es emocionante y muy inspirador. La famosa escena de Anne Hataway cantando “I dreamed a dream”, con ese plano corto y vacío a la izquierda es “acojonante”. Hooper deja ahí puesta la cámara y ¡a ver que sale! Estaba claro que podría haber sido un gran desastre de película sin el talento con el que cuenta. ¡Por Dios que estos mismos interpretes lo hagan en teatro y podamos verles en directo a pocos metros!

La segunda parte del film es el más cómico de todos, con un Sacha Baron Cohen y Helena Bonham Carter que me han sorprendido gratamente. La puesta en escena de la presentación de los personajes es increíble. El discurso que encierran las líneas de texto de cada una de las canciones son excelentes, no podría estar más de actualidad. Está claro que el mundo sigue siendo el mismo pese a la tecnología que nos rodea.

La última parte, la que te deja la sensación de mayor lentitud y duración es muy evocadora. La revolución más viva que nunca, cargada de mensaje atemporal y en donde si cambiáramos ese escenario por la barricadas de hace unos días en el Congreso nos parecería el mismo lugar. Las metáforas e ironias con las que reflejan la desigualdad social, la lucha de clases y como funciona el mundo en el que vivimos se sintetizan muy bien en pocas canciones. Aquí hay un par de escenas que me han dejado boquiabierto. 

La primera la del jovencito que sin temor alguno sale de las barricadas para enfrentarse al poder establecido, lanzándonos un claro mensaje ¡Despertad de una vez! que no tenga que venir un niño para haceros sentir vergüenza por vuestro conformismo e indiferencia.

La segunda en la que dos de los jóvenes revolucionarios se rinden a su destino y se enfrentan a la muerte por sus ideales.  A esto hay que añadir el lamento de Marius por sus amigos perdidos.

Quizá Amanda Seyfried sea el único personaje que pudiera flojear en su interpretación respecto del altísimo nivel del resto.

Para finalizar, el epílogo musical es el mejor broche que podrían brindar para esta historia cargada de simbolismo, llena de detalles, de una excelente producción que no descansa un sólo minuto. Un ritmo que no se detiene ante nada y una cosa te lleva a la otra para dejarte sin aliento.

Es una de las mejores películas del año de la que espero que salgan más de un OSCAR, especialmente las interpretaciones.

Aniversario de West Side Story

El musical más grande de todos los tiempo y película ganadora de 10 Oscar de la Academia, esta de celebración. Hoy se cumplen 50 años de la mítica película de Robert Wise, que elevó a los altares del cine el género musical con esta extraordinaria adaptación de Romeo&Julieta en las calles de Nueva York.

Para celebrar el aniversario la MGM va celebrar esta noche a las 20:30 horas en la plaza de Callao de Madrid un espectáculo con bailarines, donde sonará la música de Leonard Bernstein junto a las coreografías de los números de baile de la película. A esto se unirá una gran pantalla donde se iran mostrando imágenes de la película.

Historias de CINE estará allí.

Prólogo de la película

Step Up 3

Esta semana se estrena la tercera entrega de “Step Up”, que aprovechando el tirón gobal que hay con el baile nos muestras su versatilidad en tecnología 3D. Pasa así, a convertirse en el primera película de baile en 3D de la historia.
Parece que la taquilla está respetando este género, que hacía mucho tiempo que no nos brindaba un gran éxito comercial, como fueron, “Fiebre del sábado noche”, “Flashdance”, “Fama” o la siempre inolvidable “Dirty dancing”.
Sin duda alguna “Step Up 3” llenará las salas de cines de jóvenes ansiosos por continuar el subidón que les producen los programas televisivos que combinan baile con telerealidad. Pero lo que no hará será dejar huella en los espectadores. Por mucho que implemente la tecnología auudiovisual en el baile, si esto no acompaña de unos bueno diálogos, trama y sobretodo un buen drama, como si lo fue “Moulin Rouge”, el esfuerzo no tendrá su recompensa.
Pronto lo veremos.

Nine.

Parece que como siempre los prejuicios engañan y en este caso los míos eran bastante negativos. Lo primero porque Rob Marshall no me hace mucha gracia y “Chicago” no me gustó nada y segundo por el fiasco de los Globos de Oro y las críticas vertidas sobre Daniel Day-Lewis y la espantada de Bardem del proyecto.

He de decir que el resultado final es más que aceptable. Lo mejor del film son las escenas en blanco y negro del pasado de Guido, que muestran muy bien la Italia barroca que Fellini propuso en “8 1/2″. Lo que se refiere a la parte musical quizá sea lo más flojo del film (siendo éste un musical). Hay interpretaciones mejores que otras. Me quedo por encima de todas con la de Marion Cotillard en el papel de la mujer de Guido Contini. Es la más profunda y la que más trasmite. Es muy creíble la desesperación que vive por estar enamorada de un hombre que no la puede corresponder como ella quisiera. Penélope Cruz no creo que sea nada excepcional, además que su tiempo en pantalla no da para mucho más. Kate Hudson está muy divertida y su número musical de “Cinema Italiano” es el mejor.  Daniel Day-Lewis queda muy bien bajo el traje skinny, corbata negra cortada y camisa blanca del estilo italiano. No es Marcello Mastroniani, pero… La peor de todo el reparto Nicole Kidman. No es creíble que una mujer en los huesos y de rostro tan envejecido sea cabeza de cartel de una película de 1965, cuando lo que se espera es una Pin-Up o Marilyn. Está totalmente fuera de tono.

La ambientación, vestuario, decorado, fotografía y en general el diseño de producción es muy acertado y el plano final muy romántico. Rob Marshall ha sabido jugar muy bien las piezas del surrealismo que Fellini trató de representar en su obra maestra.

Mamma Mia!

Para aquellos que os gustó el musical con esta película no quedaréis defraudados. Contiene todos los elementos indispensables para pasar un buen rato, además de ver a Meryl Streep cantado y a un trio de guaperas recordando los añorados tiempos de juventud.

Ojito con Amanda Seyfried, la joven estrella protagonista y promesa hollywodiense.

Lo mejor del film son las localizaciones del mismo, las islas griegas, parajes rocosos en medio del Mediterráneo con frondosa vegetación autóctona con olor a pino y a sal. Rodeado de burros y gallinas, ¿qué más se puede pedir?

¡Importante!  Debéis esperar hasta el final de los créditos ya que hay sorpresas hasta el último segundo.