La  vida de Coco Chanel llevada a la pantalla por la directora Anne Fontaine, no dista mucho de cualquiera de las novelas de Jane Austen, por lo que aquellos que pretendan ver en la sala la historia de como se forjo su leyenda y el paso a paso hacia el éxito quedarán desencantados. No es una típica historia de subidas al olimpo de los dioses desde el mismísimo infierno, ni una película de las que el protagonista se labra un futuro brillante y el espectador disfruta junto a él en ese camino. Claramente no sigue ese desarrollo al uso.

La película de Coco relata los años de juventud en los que Gabriele, conocida por todos por Coco, consigue sobrevivir en un mundo de hombres usando su encanto personal entre la alta alcurnia para tratar de vislumbrar su vocación y labrarse un futuro al margen del mundo de los hombres y los cánones de la época.

La historia se hace algo densa y pesada, recogiendo innumerables veces las mismas circustancias, centrándose en su mayoria en las relaciones amorosas de la propia Coco. Es por ello en lo que insisto que podría ser cualquiera de las historias de Jane Austen. Siendo así, se echa de menos ver retratado el mundo de la moda, como se inició en él a nivel profesional y compartir sus grandes retos y éxitos obtenidos.

Definitivamente es una cinta bastante floja que redunda demasido en las mismas premisas y donde la música de Desplat deja mucho que desear.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.