En 2005 fue el año en el que James Cameron decidió ponerse en serio con el proyecto Avatar. Tras unas charlas con Stan Winston (quién creo el T-800 de Terminator) y unas pruebas de cámara puso en marcha este proyecto de 215 millones de dólares, superando en unos pocos a su anterior proyecto, “Titanic”. Una vez más Cameron apuesta alto y muy arriesgado, parece haberse propuesto crear el “Star Wars” de una nueva generación.

Desde un primer momento Cameron tuvo claro el reparto y los estudios parecen fiarse con los ojos cerrados del olfato taquillero de este director, que parece digno sucesor del Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg.  Todo el proyecto ha estado rodeado de gran secretismo pero eso no ha evitado que Cameron haya querido compartir con amigos del gremio los avances tecnológicos que ha estado desarrollando. Invitó a  visitar el plato de rodaje a unos pocos privilegiados como Steven Spielberg, George Lucas o Peter Jackson, personas que realmente valoran este trabajo y cuya opinión es muy válida para Jim. La respuesta de todos ellos a lo que Cameron les enseño fue de “impresionante”.   Todos quedaron asombrados con la técnica “Capture motion” en puro directo (se nota también la mano de los chicos de Weta Workshop, responsables de los efectos digitales de la película y también de otros títulos como “El Señor de los Anillos”) y con las cámaras que Jim estaba desarrollando. Ninguno puso en duda que este film será el disparo de salida de un nuevo cine.

Respecto de la trama, Cameron no ha querido dejar ningún detalle ni cabo suelto. Como si de J.R.R. Tolkien se tratase ha creado una lengua, una cultura y todo un mundo alrededor de los Na´vi, la civilización que habita Pandora. ¡Aviso! Ojíto al bosque bioluminiscente, de lo más impresionante del film. Como dicen muchos, si Dios pudo crear el mundo en 7 días, James Cameron, “El rey del mundo”, puedo hacerlo en 5 años. La creación de este universo ha llevado más de 100 horas y año y medio por personaje, así como 30 horas por fotograma de metraje. Esto se traduce en 16 horas de trabajo diarias 7 días a la semana, agotador.

Hablando de situaciones complicadas la batalla final de Avatar parece llevarse el premio gordo. Les llevó dos años terminarla y son 18 minutos sin pausa, con cuatro escalas de personajes que interactuan entre sí, la madre de todas las batallas, de la que dicen que no se ha rodado nada parecido hasta el momento. Tenemos tierra, aire, infantería, caballería, animales, hombres, máquinas y todo coreografiado al milímetro.

De momento está batiendo records sin haber sido estrenada, ya ha superado los 4 millones de visitas el trailer de la película. Tan sólo quedan unos días para ver el resultado pero de momento podemos decir que los directores que visitaron el plato de rodaje de AVATAR ya se han puesto a trabajar con esta tecnología y no cabe duda que cambiará el cine. Es la primera película rodada con actores reales en 3D y marcará un antes y un después en la historia del cine.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.