La tercera parte de la saga vampírica creada por Stephenie Meyer arrasa en toda la taquilla de medio mundo. La dirección de David Slade no ha defraudado. Ha sabido demostrar sus dotes en la acción. Mantiene la estética planteada durante las dos primeras películas sin descarrilarse por otros derroteros más propios del cine fantástico de los grandes estudios.

Aunque sigo pensando que Catherine Hardwicke ha sido quien mejor ha sabido mostrar este universo (con la primera parte de la saga), he de reconocer que Slade sabe evitar los tópicos y salir airoso.

Las fans de Edward Cullen pueden estar más que satisfechas. Al contrario que en “Luna nueva”, donde la historia nos alejaba al señor Cullen de la pantalla, en esta tercera entrega retoma el lugar que merece en este cuento de vampiros, humanos y hombres lobos.

El bien, el mal, el amor, la pasión, el deseo, la furia, la venganza…todos los elementos victorianos tienen cabida en una historia universal que a más de una la dejará temblando.

No os la podéis perder.

One Response

Leave a Reply

Your email address will not be published.