Con los precedentes que tenemos, ir a ver una película de los hermanos Wachowski es un claro ejercicio de osadía, en el que o bien eres un fan indiscutible de su cine o te  gusta apostar fuerte.

Cada vez tengo más claro que el ejercicio que supuso “Matrix” difícilmente lo van a superar. Con “El Atlas de las nubes” han querido transmitir un mensaje sencillo pero que se han emperrado en liarlo y complicarlo a lo largo del film, jugando a ser pretenciosos para luego terminar con voces en off que tratan de explicar el mensaje mesiánico que son incapaces de mostrar con las imágenes y los diálogos.

Sin entrar en detalles, el simple hecho de caracterizar a cada uno de los actores en infinidad de personajes, a cual más variopinto, nos expulsa emocionalmente de la historia. Parece un continuo sketch de personajes con careta nada creíbles. Por señalar uno, Hugh Grant, que resulta bastante inverosímil.

Desde el inicio, toda la película que como espectador llevas montada en la cabeza se desvanece. Tom Hanks, con careta acartonada, en mitad de la noche y con una narración de fabula con tintes de transportarnos a un mundo fantástico, pero en el que en ningún momento el espectador consigue quedar atrapado. Existe una sensación continua de imposibilidad de sumergirse en las historias.

Es una película que ambiciona mucho más de lo que es capaz de mostrar. Pese a la intrascendente yuxtaposición de las historias y la falta de interés que despierta, el último tramo de esta epopeya visual resulta algo más atractiva. Quizá sea por la insistencia en subrayar su mensaje telegrafiado en off constantemente, pero cierta melancolía, al menos musical, induce a la reflexión que plantea. En la importancia de ser uno mismo, de actuar conforme uno sienta en cada momento, en como cada una de nuestras acciones, las que hacemos u omitimos terminan teniendo un destino que siempre se nos muestra incomprensible. También viene a decirnos que en la vida todo está conectado, que somos los mismos una y otra vez, en un bucle eterno de vidas al más puro estilo New Age.

A destacar son las formidables interpretaciones de Jim Bradbent, especialmente en el papel de Cavendish o de Ben Whishaw, que tan buen trabajo hizo en “El Perfume” o “Retorno a Briedhead”.

Si algo tiene esta película son frases para recordar, para sacar de su contexto y guardar para alguna ocasión, todas alrededor de lo que este mundo significa, de cual es su mecanismo interno, de como existe un extraño orden natural de las cosas, que hace que unos estén arriba, otros abajo y viceversa, y de como una y otra vez cometemos los mismos errores y como en contadas ocasiones algunos osan a modificar ese orden con la intención de ser esa gota de agua que hace temblar al oceáno y convertirlo en la suma de muchas gotas.

Quiero cerrar esta crítica con una cita del personaje Cavendish “Libertad. El canto más chiflado de nuestra civilización. Aunque sólo los que están completamente privada de ella tienen la más mínima idea de lo que realmente es”.

Related Posts

One Response

  1. beatriz saiz

    Quizá por querer destacarse del resto o ser precísamente “diferente” algunos Directores de cine, realizan una ópera prima como estos Directores en Matrix…y sin salir de su fiel estilo y personalidad redundan en lo mismo.

    El film pone de manifiesto la propia esencia del ser humano, valores humanos que se repiten una y otra vez en el tiempo, no sólo espiritualmente sino también físicamente, a través de personajes que son idénticos en diferentes contextos….un acierto en este sentido.

    Visualmente la película es elegante, con clase, y eso mantiene al espectador pendiente aún sin entender la mayoría con palomita en mano de la misa a la mitad…personalmente no entiendo como la gente acude al cine a comer palomitas y ver este tipo de películas, es incompatible tanta cantidad de hidratos de carbono con el sistema neuronal preciso para entender la película…

    Lo destacable de esta película aparte de su goce visual, desde mi humilde punto de vista, consiste en destacar cuando acaba al unísono el ufff!!! todos a la vez, algunos con el bol de palomitas en mano, dada la complejidad de la cinta…no se las han acabado…incluso algunos con palomita en mano, intentando descifrar lo indescifrable…o lo que nunca podrán descifrar sus cerebros impregnados en la mantequilla de las palomitas….

    A mi al margen de lo expuesto, me ha gustado, las películas son como los cuadros, los actores, las casas, las personas…o te llegan o no te llegan…a mí me ha llegado.

    Otro aspecto a destacar es la multitud de opiniones y reflexiones una vez finaliza el film…este tipo de películas suele provocar esas reacciones…la película pretende…la película muestra…cada uno en su fuero interno proceso e interpreta como quiere o como puede.

    Como siempre mi más profunda crítica a la violencia gratuíta que hay en el film, estoy cansada de ver últimamente películas en las que las armas, los tiros y el maltrato animal campan a sus anchas…no es preciso recurrir a la violencia para realizar una obra maestra.. podría poner multitud de ejemplos.

    Mi voto positivo a la elegancia y estilo del film…y negativo a la violencia que muestra.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.