Ayer gracias a Sensacine pudimos asistir al preestreno de El destino de Júpiter.

Los directores de Matrix, Lana Wachowski y Andy Wachowski, son los encargados de dirigir esta nueva película de ciencia ficción, donde el planeta Tierra no es más que un recurso a explotar por otros planetas, para alimentar con él sus necesidades de obtener el  bien más preciado para ellos que es  conseguir más tiempo.

Nuestra protagonista, Júpiter, crece sin padre rodeada por su madre y su gran familia, tíos y primos. Trabaja limpiando casas, y lo que tiene más claro en su cabeza es que odia su vida. Ella, sin saberlo, comparte la misma composición genética que la que fue hace muchos años reina del Universo, lo que provoca que varios quieran matarla. A su rescate acude Caine, un viejo soldado al que cortaron sus alas tiempo atrás.

Lo más destacable de la película en cuanto a actuaciones, son sin duda alguna las apariciones del actor Eddie Redmayne en el papel del malvado y atormentado Balem.

Estamos ante una película donde los protagonistas reales son los efectos especiales, creados para lucirse en salas donde se proyecte en 3D. El 80% de las escenas son de acción lo que hace que la historia pase a un segundo lugar.

Si eres un gran amante de la ciencia ficción combinada con acción, esta película no te dejara indiferente.

Frase destacada: Me gustan mucho los perros.

Escena favorita: Los dos protagonistas uno frente al otro en la habitación de una nave espacial. Ella deseando que la bese. El, intentando no besarla.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.