El estreno independiente que recomendamos esta semana es la cinta de János Szász en la que retrata la crudeza de un escenario como la Segunda Guerra Mundial desde la óptica de los más indefensos, los niños.
La historia nos sitúa en una Hungría en medio de la gran guerra en la que dos hermanos se ven separados temporalmente de su madre quedando al cuidado de su abuela, un ser grotesco y desagradable como pocos. Entre tanta hostilidad los chicos deben sobrevivir a multitud de circunstancias en las que la vida y la muerte penden de un hilo. Las decisiones que irán tomando resultarán determinantes, sumidos en un horror indignante en el que juzgar su actitud es completamente injusto.
Esta historia viene a reflejar una vez más como la infancia sobrevive a la maldad del mundo, como la ingenuidad y la inocencia quedan a un lado y la maduración se hace a marchas forzadas, interiorizando lo mejor posible el desgarro al que se ve sometida.
Por cierto, la película fue ganadora del Globo de Cristal en el pasado festival de Karlovy Vary.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.