Gracias a nuestros amigos de Sensacine ayer pudimos ver la nueva película de Wes Anderson, título con el que arrancó el Festival de Berlín.  Fiel a su estilo, Anderson vuelven a reflejar ese mundo tan excéntrico al que habitúa, como en “Los Tenenbaums”, pero que no encaja tan bien con la historia como  si lo pudo ser su anterior trabajo “Moonrise Kingdom”, en el que el punto de vista infantil permite asimilar mucho mejor su particular visión.

“El Gran Hotel Budapest” expresa su trama desde un estilo puramente teatral, con un diseño de producción digno del mejor teatro y donde la música juega un papel fundamental en la extravagancia de sus personajes.

La historia: Gustave H. (Ralph Fiennes), un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras, entabla amistad con Zero Moustafa (Tony Revolori), un joven empleado al que convierte en su protegido. La historia trata sobre el robo y la recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.