Increíble pero cierto, Guillermo del Toro abandona el proyecto de “El Hobbit” que se queda sin director. Tras un año de preproducción y de trasladar a toda su familia a Nueva Zelanda el director mejicano decide saltar del barco. El simil del barco nos viene de perlas porque esto se hunde. El gran problema del retraso del rodaje y que ha hecho que Del Toro finalmente se desentienda del proyecto es la gran deuda que los estudios MGM soportan (casi 4000 millones de dólares) y que tiene paralizada esta película que se tambalea entre bambalinas. Os recuerdo que estaba previsto estrenarse en dos partes, una para las navidades de 2011 y otra en las de 2012.
Que un director de esta talla haya tomado una decisión de este calibre hace suponer que la cosa pinta peor de lo que nos cuentan los productores. Algo me dice que la historia se alargar un par de años y que finalmente termine en manos de Warner o Universal, ¿qué os apostáis? Al final tendrá que volver a ponerse detrás de la cámara Peter Jackson si quiere reflotar este barco tocado.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.