Hoy es el día en que se estrena en nuestras salas “El hombre de acero”, y para aquellos que no se quieran llevar desengaños aquí tienen nuestra opinión.

Zack Snyder, ese director que tanto me gustó por sus títulos previos y por su peculiar forma de trazar la historia sobre una gran puesta en escena parece que se ha diluido y claramente vendido a la industria, jugando a ser el nuevo Michael Bay del género, mostrándonos bonitos pasajes sacados de “Pearl Habour”, con su cámara lenta, desenfoques, escenarios emblemáticos, miradas, colada al vuelo…vamos, como aquello que lei hace poco de que Terrence Malick sólo sabía rodar anuncios de colonia, pues en ese mismo tono.

Todo esto mezclado con el mayor despliegue visual que jamás he visto. No creo que Nueva York haya recibido una paliza cinematográfica tan devastadora como la que recibe de manos de Superman y el villano Zod.

El argumento que parecían prometernos, con la mano de Chris Nolan en la producción, es inexistente. Es cierto que el montaje narrativo de la primera hora es un tanto curioso, dedicando gran parte de la presentación al desenlace de sus padres para pasar a un superman crecidito e ir intercalándolo con su infancia.

Precisamente su infancia y adolescencia se deberían haber explotado más en esta película, ya que los breves momentos que muestra de estas son los más efectistas, donde sí que realmente consiguen esa acción reflexiva y dramática que buscan durante todo el film.

Los dos secundarios, Crowe y Costner, son lo mejor de toda la película. Sus brillantes reflexiones y emotivas charlas con el joven Clark le dan un tono melodramático que parece sacarnos de ese film de golpes y porrazos contra los edificios que tanto insiste en mostrarnos Snyder. Una acción que por otro lado esta vacía, desde la incoherente marcha militar, donde no se deja de manifiesto la importancia de la amenza que recibe el planeta, donde a veces tienes la sensación de que es un pequeño altercado entre dos borrachos a la salida de un bar y han mandado a dos patrullas a ver que pasa. Lamento decirlo, pero falta credibilidad en este aspecto.

Henry Cavill, es el superman perfecto. Cuerpo de acero, sonrisa seductora, dientes luminosos y una sencillez que le convierte en el perfecto superhéroe, al que ninguna fémina se va a resistir (más de alguna va a recuperar “Inmortals” para volver a verle sin camiseta).

Dicho esto poco más puedo decir sin empezar a lanzar “spoilers” al viento. Lo único mencionar la banda sonora, compuesta por Hans Zimmer, y que sin duda el lunes la tendréis aquí publicada, porque sin recuperar el himno original de Superman compuesto por el gran John Williams, consigue que nadie se acuerde de él y nos convence claramente con el soundtrack compuesto. Probablemente lo mejor de la película.

También os puedo decir, a aquellos que sois fans incondicionales, que la película os va a gustar mucho, está hecha a vuestra medida, con un superman mesiánico, ese fiel reflejo de los dioses que estábais esperando y con mucha aura de transcendencia.
Espero que la disfrutéis.

Related Posts

3 Responses

  1. Mer

    Totalmente de acuerdo cn la critica. Se hace un poco lenta y muy larga, la destruccion de Metrópolis es espectacular pero aburre y el malo, los malos en general, son un poco de risa. Aunq la verdad es q los malos de todas las pelis de Superman son un tanto cómicos. Lo mejor los secundarios y …lo buenisimo q está Superman, ese hombre no es de este planeta :-))

    Reply
  2. Guerra Mundial Z | Historias de CINE

    […] queremos desvelar más, juzgad vosotros mismos, pero desde HDC os decimos, después de haber visto El hombre de Acero, Star Trek en la oscuridad y Guerra Mundial Z, que esta última no solo es el estreno del verano, […]

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.