Fantástica ambientación la que envuelve toda la película. Realmente uno siente el viaje en el tiempo hacia los cafés de Viena. Pero poco más podemos sacar en claro de este film.

El diseño de producción es muy bueno en todos los sentidos, destacar la fotografía, con la que en ocasiones simulan aquellos viejos reproductores de manivela a los que la bombilla a veces traicionaba y que desprende cierto aire expresionista como el de “Frizt Lang” o “Robert Wiene” con su Doctor Caligari, que se ve reflejado en los momentos de actuación del ilusionista Eisenheim.

Edward Norton trasmite una aura y magnetismo especial en esta película, muy ayudado por la sobresaliente ambientación lúgubre de los teatros vieneses.
No quisiera desvelar ningún secreto de este mago, pero el film resulta muy predecible, a ritmo constante y seguro pero con falta de riesgo. Todas los intentos por sorprender son nefastos y la frialdad del relato se palpa en cada esquina y eso que contaban con la bella “Jessica Biel”.

Por último señalar que aquellos amantes de la música no quedaréis drefaudados, porque “Philip Glass” firma otra de sus inquietantes sinfonías, con esa simetría tubular que le caracteriza.

Habrá que esperar a los magos de “The Prestige” para ver si nos sorprenden con el truco.

Related Posts

4 Responses

  1. guillermo!!

    bueno… todas las críticas que he oido y leido de esta peli la ponen como bastante mala. No se si será cierto o no, pero de todas formas, tampoco es un tema que me llame demasiado la atención. Desde luego, Edward Norton, es un actor impresionante que junto con el genial Paul Giamatti se comerán toda la película. Y bueno, jessica Biel… la recuerdo de Siete en el Paraiso (o 7th Heaven en USA con su pegadiza música de la cabecera) mas que de otra cosa y por que me he visto algun capítulo de las reposiciones que hacen en Cuatro a horas intempestivas, que si no, ni eso… (se que ha estado en otras películas, de las cuales no te podría dar el nombre ahora mismo, pero la chica no termina de despegar)

    Reply
  2. The Prestige. at Historias de cine

    […] Terminó comentando que a pesar de que esta película parecía ser mejor que “El ilusionista”, al menos el presupuesto estaba de su parte, es esta segunda la que más me ha gustado, por el aire seductor de Viena, el magnetísmo y misterio de Edward Norton y el toque de cuento de hadas que desprende la película, muy bien ambientada con el score de Philip Glass. […]

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.