Se han dicho muchas cosas de la última película de Scorsese y las opiniones andan muy repartidas entre la obra maestra y el despropósito de un director con licencia para hacer lo que quiera.  Personalmente creo que nada más lejos de la realidad. “El lobo de Wall Street” no pasará a la historia por ser uno de los títulos indispensables para entender la filmografía de este director, pero si que nos ha dejado una brillante interpretación de Leonardo DiCaprio que bien podría valer un Oscar. Porque en esta ocasión DiCaprio está muy comedido, no peca de exceso y de sobre-interpretación, algo de lo que se le acusa en muchas de sus películas. A esto añadimos un carisma cómico al que no nos tiene acostumbrado y el hecho de sentir que pueda ser una parodia de si mismo y de las juergas que se haya podido correr en su vida real,  le hace ganar puntos frente a sus compañeros de profesión que deciden estos días su voto para el Oscar.

 La primera hora de metraje es sensacional. El más puro estilo Scorsese, con una coreografía de planos y de montaje marca de la casa (Thelma Schoonmaker editora del film).

No es la típica trama de un tipo venido de la nada que llega arriba, cae y vuelve a renacer. Aquí es una continuidad en la cresta de la ola, lo que convierte a la historia en muy apetecible y fácil de engullir durante 3 horas, pese a ello algo sobra.

Es una historia que engancha, contada en primera persona, con la voz en off  de los pensamientos en voz alta de los personajes y cuyo ritmo no para. Pese a ello podemos asegurar que con 45 minutos menos hubiera estado perfecto. Sobra recrearse tanto en las mismas situaciones una y otra vez. Ha quedado claro, esto es la fiesta padre, no hace falta ir de fiesta en fiesta y tira porque me toca. Con las tres primeras teníamos suficiente.

Es cierto que Scorsese parodia su propio cine en esta película, exagerando al máximo todos sus clichés, pero todo ello se le perdona con por su virtuosismo con el punto de vista. Siempre tiene la mira en el lugar correcto y alguno los planos son sensacionales. Me vienen a la cabeza algunos como el cenital sobre la habitación de Las Vegas o los travelling en laas fiestas de la oficina.

Es difícil saber si será la mejor película del año para los académicos. Gravity, 12 años de esclavitud y La gran estafa americana se lo pondrán dificil pero nade es imposible.

Related Posts

2 Responses

  1. Alfred marr

    Muy correcta tu critica mike, coincido punto por punto lo que comentas. No es una obra maestra , pero es una buena película de uno de los más grandes !! Pd: di Caprio( del cual yo no soy tan fan como es director de este blog) esta pero que muy bien.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.