Alejandro Amenábar vuelve a las pantallas con “Regresión” donde vuelve a un tema del que podemos decir que se ha convertido en una obsesión fílmica para él (“Los Otros”, “Agora” e incluso “Mar Adentro”. El tema lo centra en la religión, en el boom de casos de rituales satánicos que asoló Estados Unidos en la década de los 80 centra esta historia, que además, se basa en hechos reales.

La historia empieza muy bien, uno tiene la sensación de que va a ver “El Silencio de los Corderos”, pero poco a poco la trama se desmonta. No hay historia para todo el artificio que pretende y la supuesta psicosis y tensión que vive el protagonista no cala en el espectador. Por otro lado el terror está ausente, parece que Amenábar (como se suele decir) ha dirigido la película con el piloto automático. No termina de calar.

Pese a todo y lo reiterante que puede parecer la película muestra un final que se convierte en lo mejor del film. Desde el propio desenlace argumental hasta el plano final y la música. El mensaje que lanza al viento con esta película vale por todo lo que no ofrece de lo que esperábamos de él.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.