Chapó. Me quito el sombrero ante la nueva aventura de Jerry Bruckheimer. Todo apuntaba a que al producir éste junto a Disney y al ser la adaptación de un videojuego con escasa historia el producto terminaría siendo una gran arca palomitera de amplio presupuesto (150 millones de dólares) y poco sentido. Pero no fue así, y lo cierto es que no debería haber dudado de la solvencia de este gran rey midas de la industria, del que siempre digo que tiene más peso específico y relevancia mediática que sus directores. Es el responsable de la series como CSI, Sin rastro, La Hora 11, Caso abierto y films como Black Hawk Derribado, la franquicia Piratas del Caribe, La búsqueda, Dos policías rebeldes, Pearl Harbor, El bar coyote, Armageddon, La Roca, Marea Roja, Días de Trueno, Superdetective en Hollywood, Top Gun o Flashdance entre otras. Como podéis ver, una trayectoria impensable para la mayoría de productores.
“El Príncipe de Persia” se mantiene fiel a su trama y además con coherencia. Desde el primer fotograma todo resulta muy exótico, tiene un diseño de producción soberbio y unos escenarios muy apropiados. Nada más imbuirte en la historia a uno le vienen los recuerdos de aquellas aventuras de cine de verano, de noche calurosa, de historias bajo la luz de la luna y entretenimiento sin fin. Mike Newell, el director, ha sabido contarnos una historia de aventuras sin caer en esos megaplanos generales que ya resultan barrocos para el espectador medio y de los que a estas alturas ya estamos todos inmunes, además de unirlo con toques de humor al más puro estilo “Cuatro bodas y un funeral” (film suyo). Sin duda es lo más parecido que podréis encontrar este verano en las salas, a las aventuras de Sommers con “La momia”.

Related Posts

One Response

  1. Guillermo!!

    Fijate q el actor no me pega nada… me parece q queda un pco ridiculo, no se. Al menos en las imagenes que he visto.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.