Esta semana tendremos en cartel a Sandra Bullock, al cómico Sacha Baron Cohen, al interminable Michael Douglas y al director Gus Van Sant con su estilo tan peculiar.

De todo esto, y antes de meternos en los argumentos creo que lo único que me va a gustar un poco va a ser el título de Michael Douglas, “Más allá de la duda”, remake del director alemán Fritz Lang, responsable de clásicos inolvidables del expresionismo alemán como Metrópolis. Creo que nunca he visto un film del señor Douglas que me haya defraudado, todos suelen gozar de un guión ferreo y con grandes dosis de thriller trepidante, así que no creo que con esta historia nos defraude. (Ojito con el final).

Más allá de la Duda: C. J. Nichols (Jesse Metcalfe), un periodista desesperado por encontrar una historia impactante que le permita conservar su trabajo, decide autoinculparse como responsable de un asesinato. Su objetivo es desenmascarar al poderoso fiscal del distrito, Mark Hunter (Michael Douglas) que ha medrado en su carrera manipulando pruebas y encarcelando a inocentes. Las cosas se complicarán cuando el fiscal descubra el plan del periodista y empiece a presentar pruebas que demuestran que él es, realmente, el asesino…

El título de Sandra Bullock es fiel a lo que se espera de ella, pero como dijo en una entrevista en la presentación del film -vivimos obsesionados con el éxito profesional y económico, y nos olvidamos de otros valores  como la familia y lo personal. ¿por qué tendrían que ser estos valores menos importantes?.  Por lo que puede que tenga más moralina de lo habitual en sus comedias.

La Proposición: Margaret (Sandra Bullock) es una poderosa editora que repentinamente se enfrenta a ser deportada a Canadá, su país de origen. Para evitarlo, la astuta ejecutiva declara que está comprometida con su asistente Andrew (Ryan Reyonolds), al que lleva torturando durante años. Andrew acepta participar en la farsa pero con algunas condiciones. La “pareja” se dirige entonces a Alaska a conocer la peculiar familia de él, y la ejecutiva de ciudad, acostumbrada a tener todo bajo control, se encuentra inmersa en situaciones surrealistas que escapan a cualquier lógica conocida. Con planes de boda en camino y un agente de inmigración tras sus pasos, Margaret y Andrew se comprometen a seguir con el plan previsto pese a las consecuencias.

Para los amantes de chorradas varias, de humor absurdo y que disfrutásteis con Borat, esta es vuestra apuesta de la semana.

Bruno: Sacha Baron Cohen presenta a los espectadores uno de los personajes de su premiada serie Da Ali G Show: un gay obsesionado con la moda, presentador de un programa nocturno de televisión, centrado en el mundo de la moda, de máxima audiencia en un país de habla alemana… pero que no es Alemania.
¿Cuál es la misión de Brüno? Convertirse en la mayor celebridad austriaca desde Hitler. ¿Su estrategia? Cruzar todo el mundo con la esperanza de encontrar la fama y el amor.

Lo nuevo de Gus Van Sant, que recuerda mucho la estética de “Elephant” en esta nueva historia que promete dar que hablar.

Paranoid Park: Basada en la novela de Blake Nelson. Alex es un adolescente aficionado al monopatín que acidentalmente mata a un guardia de seguridad en los alrededores de Paranoid Park, un parque público conflictivo de Portland. Él decide no comentar nada nadie.

La apuesta española de la semana llega de la mano de Cesc Gay que firma la cinta y el guión. También tenemos a Daniel Benmayor con su “Paintball”,  peli de terror para no dormir.

V.O.S.: Un juego entre dos parejas, entre cuatro personajes. Cuatro miradas sobre una misma historia. Cuatro maneras de vivirla. Una comedia centrada en las relaciones personales, el amor y la amistad. Y, por encima de todo, era una historia sobre la gran mentira que significa contar historias en la frontera que separa la ficción de la realidad.

Paintball: Historia de 8 jóvenes que se apuntan para disfrutar de un fin de semana de Paintball extremo. Lo que en principio tendría que ser una experiencia llena de aventura, se convertirá en una auténtica cacería humana. Al poco de empezar el juego descubrirán que alguien les está siguiendo y matando uno a uno. Permanecer unidos no parece una solución, porque nadie se conoce, y cualquiera podría ser un traidor. Pero quedarse sólo tampoco resulta una buena opción. Y mientras, el enemigo, invisible, continúa su particular caza.

Related Posts

2 Responses

  1. Azrael

    No entiendo como se pueden sacar películas como Paintball a la carteléra. ¿ En que estaría pensando el director? mejor dicho ¿ En que estaría pensando la productora para financiar este refrito?.

    Saludos

    Reply
  2. Mike

    En ganar dinero. El arte suele escasear en el negocio del cine. Las productoras solo buscan la rentabilidad del entretenimiento y únicamente centran sus esfuerzos creativos en un título que promocionarán para los grandes premios como los Oscar.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.