Ultimamente parece que añadir la coletilla de “basado en hechos reales” es garantía casi asegurada de que el gancho de la historia será mayor, independientemente de que la premisa mencionada sea cierta o no, e incluso que este ligeramente inspirada (como es el caso).

La cuestión es que decididamente levanta interés en el público, máxime si la historia narra sucesos paranormales que bordena temas como el más allá y las creencias religiosas. Independientemente del terror que pueda generar la película así como su credibilidad creo que han sabido mostrar muy bien el drama que supone tener un hijo con una enfermedad que pueda costarle la vida, como lo es un cáncer. Una vez dentro de la casuística propia del género avanzamos por terrenos más o menos fantásticos,aunque en este caso de voluntad y decisión. El joven Kyle Gallner que interpreta al chico protagonista de esta historia de fantasmas puede que pase a convertirse en una promesa del cine de terror (pronto le veremos en la nueva pesadilla de Elm Street), al menos da muestras de un buen saber hacer.

Con esta película pasaréis momentos de auténtico terror además de imbuiros en un drama familiar del que terminaréis sintiéndo lástima.

Moraleja: No juguéis con los muertos.

Related Posts

One Response

  1. Mer

    Que miedo pasé!!!! Os aseguro q mas de un sustitor os vais a llevar jejeje.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.