Una vez más nos vuelven a timar con otra megaproducción de estudio. En este caso la Warner y con un presupuesto de 125 millones de dólares. “Furia de Titanes” es una versión descafeinada de lo que en su día fue el original, una película con verdadera trama, aventura, en la que podías sentir cada una de las emociones que intentaban retratar.

En esta ocasión tenemos que soportar a la nueva estrella emergente, Sam Worthington, que tiene tanto de actor como yo de manitas. No hay manera de sacarle de su mirada ceñuda y cara de mosqueo. Lo que me cuesta creer es como gente de la talla de Liam Neeson o Ralph Fiennes se venden a este precio. Sin duda el mejor del metraja Pete Postlethwaite (el padre de Perseo), cuyos breves instantes en pantalla valen más que el resto.

La historia es de los más simple, excesiva narración y carente de un discurso que te guíe hacía la aventura. Lo peor de todo son esos falsos momentos dramáticos, en los que tratan de enfatizar unos sentimientos QUE NO EXISTEN, y que no dejan de insistir en ellos para generar algún tipo de identificación con el espectador. Espectador que al final sale cabreado por sentirse engañado.

Luego está el tema del 3D, que no me extraña que James Cameron ande mosca con el asunto. Él se gasta la pasta en rodar en 3D y luego viene el resto rodando en 2D y pasando la cinta posteriormente a 3D. No sé si este método será mejor o peor, lo que está claro es que brillo se pierde, y mucho.

La cuestión es que al final la fórmula funciona porque la taquilla la avala, siendo la película estrenada en Semana Santa que más ha recaudado, 61 millones de dólares el fin de semana.

Related Posts

One Response

  1. Aldo

    Por favor no vean estas peliculas, nos estan viendo la cara en descarado, la pelicula se ve horrible pero mientras la gente siga asistiendo a ver sus fraudes van a seguir abaratando la calidad y cobrando cada dia mas, es un timo, robo en despoblado .

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.