Hoy os traemos nuestras impresiones de Ghost in The Shell, la película de Paramount que este próximo viernes estará en cines de todo el mundo. Y que nosotros ya hemos podido ver en un preestreno en los cines Capitol de Gran Vía en una sesión en 3D.

La nueva película protagonizada por Scarlett Johansson está basada en el Manga japonés del mismo nombre, y viene precedida por cierta polémica, al haber cambiado a la protagonista, otorgándole rasgos occidentales en vez de los originales asiáticos.

Polémica que el propio creador japonés ha considerado absurda ya que Major no es más que un robot, una piel, que puede ser cualquiera y no ve problema con este cambio.

La película gira precisamente en torno a esto. Nos encontramos con Major, un robot con cerebro humano, que ha sido recuperado de un accidente y ha sido puesto al servicio del gobierno en una división anti terrorista que controla una organización privada. O al menos eso es lo que ella ha pensado siempre.

Todo se desarrolla en un futuro lejano donde los hologramas se distribuyen por las calles en las que conviven humanos mejorados, robots y algunos pocos humanos naturales. La Sección 9 se encarga de perseguir a un peligroso terrorista que está matando a todos los miembros científicos de un proyecto experimental, que precisamente fue el que inició el proceso de unificar una mente humana con un cuerpo robótico, y que al final ha dado como resultado a Major.

La película nos cuenta cómo Major empieza a plantearse quién es, y de dónde viene realmente. No contaremos más porque entraríamos en el terreno de los spoilers.

Al final nos encontramos con una película entretenida, de acción, en la que se plantean temas existenciales, sobre los orígenes de uno mismo, y sobre la humanidad en cada uno de nosotros. Y es precisamente esto lo que me hace pensar que la película podía haber tomado un camino mucho más arriesgado, más personal y adentrarnos en un mundo realmente apasionante de aventuras y acción, pero con algo más de fondo.

Esto es quizás lo que le falta a esta película, porque la premisa es realmente interesante, no es nueva obviamente, de hecho en la primera película animada ya se trata todo esto, pero hubiera sido una oportunidad de, al igual que se consiguió Blade Runner, llevar la acción y el universo, un paso más allá. La historia y el personaje daba para ello. Pero, y aunque tocan todos estos temas sin profundizar demasiado, han preferido mantenerse en el terreno algo más superficial.

No se me malinterprete, los temas están ahí, y están tratados, pero al igual que puede ocurrir en una película de Marvel. Me gustaría que hubiera ido más allá porque esta película, pasaría de ser entretenida, y altamente recomendada para pasar un rato en el cine viendo a Scarlett, a ser algo más. Como digo, la historia da para ello.

A nivel realización, realmente el director Rupert Sanders, le da un estilo bastante estándar, con algunas escenas exactamente iguales a la película original. Pero se queda en simplemente una dirección correcta de cualquier director que gusta a Hollywood para las grandes superproducciones, que cumpla, sin intentar poner demasiado arte. Y que dirija igual Blancanieves que Ghost in the Shell, como es el caso.

La ambientación de la película es bastante buena, pero al ser una ciudad alejada de la realidad, hay quizás demasiadas escenas sobrevolando, mostrando las animaciones holográficas en mitad de las calles, que quizás consiguen el efecto contrario al que se desea, que es sacarnos un poco de la acción y de las situaciones. Para mi en este caso, la ciudad tan artificial y el mostrarla continuamente, no ayuda.

En definitiva, es una película que gana muchos enteros gracias a Scarlett, quien creo que es un gran acierto para este papel de heroína en busca de respuestas sobre su propio ser, y que sin duda resultará entretenida para pasar un buen rato de acción. Pero no creo que vaya más allá de eso.

El 3D se aprecia, e incluso se agradece en determinadas ocasiones, pero tampoco supone una experiencia superior, como sí ocurría con por ejemplo, Gravity, donde creo que era imprescindible disfrutarla en 3D o uno se perdía más del 50% de la película. Aquí no es necesario.

Si este fin de semana os apetece ir al cine y no tenéis claro qué ver, pero os apetece entretenimiento sin demasiadas complicaciones, esta es vuestra película. Ni más, ni menos.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.