Hoy nos deja uno de los más grandes compositores de todos los tiempos, el Caballero de la Orden Británica, John Barry. Mientras conducía uno de sus ensayos un fatídico ataque al corazón le desplomo sobre el escenario, arrebatándole la batuta para siempre, a la edad de 77 años.
John Barry nos deja infinidad de bellos recuerdos, de sutiles melodías y sinceros sentimientos. Siempre fue uno de mis favoritos en el momento de sentarme a escribir, siendo alguno de mis relatos inspirados en la belleza de sus violines. Tengo muchos recuerdos junto a composiciones como “Memorias de África”, sublime e inigualable a partes iguales. ¿Cuantos de vosotros no habréis compartido un viaje, una noche de melancolía o bonito momento encubierto de la romántica seducción de sus notas? “Bailando con Lobos” es otra de las joyas que nos deja herencia. Una banda sonora a la que tengo un cariño especial por los buenos momentos en los que la he tenido presente.”Cowboy de Medianoche” y sobre todo “James Bond” son otras de sus grandes señas de identidad.
Pero si hay una escena que todos recordaremos de su trabajo es aquella en la que Robert Redford sobrevuela África en una vieja avioneta con la cálida sabana a sus pies.
John Barry permanecerá en el recuerdo colectivo por muchos años y siempre tendremos la satisfacción de volver a su música para sentir la belleza en nuestros odios.
Os dejo una muestra de su trabajo que he encontrado por ahí. Los que nunca escuchasteis nada de esto sois unos verdaderos afortunados porque estáis a punto de descubrir una música extraordinario.

Hasta siempre John.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.