Este fin de semana me decidí por volver a ver Inflitrados, en versión original, y cuando estaba esperando pacientemente para entrar en la sala (una hora antes, porque sorprendentemente no estaban las butacas numeradas y no estaba dispuesto a ver la película en primera fila), me quedé planchado frente a esos pequeños monitores que muestran todas las películas en apenas 8 pulgadas. El motivo: Apocalypto.

Fue muy divertido ver como mi novia y un amigo se destornillaban de risa comentando en voz baja y al más puro estilo “El informal” lo que sucedía en el interior de esa pequeña caja catódica. La película parecía de risa, un tipo que se suponía debía estar medio muerto por una lanza que lo había atravesado por la espalda no dejaba de correr como aquel que está corriendo la San Silvestre y para más incredulidad lleva detrás un jaguar que nunca le coge.

En fin, todo esto presagiaba que no vería la película, no lo hice con la anterior de Mel Gibson por la tortura constante a la que sometían al protagonista en cuestión, y no pensaba hacerlo con Apocalypto, por esto mismo, y después de lo visto mucho menos.

La cuestión y motivo de este comentario es que nunca debemos dejarnos llevar por los prejuicios, porque dónde menos te lo esperas te sorprenden y así ha sido en esta ocasión, ya que al día siguiente por azares de la vida terminé viendo Apocalyto, pero esto merece comentario exclusivo.

Volviendo al tema que nos ocupa, Infiltrados, debo añadir que la revisión de la película ha hecho que esté más convencido de las posibilidades de Scorsese para este año en los Oscar. La dirección es excepcional, los actores perfectamente definidos y clavados en cada momento, y lo que no vi la primera vez: el excelente trabajo de montaje que tiene el film, por el que pondría la mano en el fuego por la más que segura nominación a los Oscar.

Id a verla si todavía no lo habeís hecho, disfrutaréis del portentoso reparto de artístas, del ojo de Scorsese y de una conclusión muy realista, “el que juega con fuego termina quemándose”.

Related Posts

3 Responses

  1. Pendech

    En una palabra: CHAPÓ.
    Cuando algunos de los más grandes se unen sólo cabe esperar una cosa; el mejor de los resultados, y a mi parecer ésta es una de las mejores películas que he visto en varios años. Matt Damon magnífico, Leonardo DiCaprio espectacular, Jack Nicholson…Mejor imposible!

    P.D. Tengo que reconocer que me sorprende leer tu comentario Miguel. Deberías saber que no puedes dejarte llevar ni por los prejuicios ni por las primeras impresiones, sobre todo en un terreno que conoces tan bien como es el mundo del cine, donde el mejor de los directores puede sorprenderte con un bodrio de película, o el peor de los actores en un momento de lucidez te hace el papel del año. Además, ¿no has apredido nada después de ver “The Departed” por segunda vez? A mi me ha recordado algo que ya aprendí en su día y es que nada es lo que parece ser. No te puedes fiar de nada ni nadie. Con el fuego al final SIEMPRE acabamos jugando, y lo bueno no es NO jugar con fuego, sino saber controlarlo.

    Reply
  2. Miguel Ángel

    Bueno, bueno el señorito moralista, ¡uuumh! 🙂
    Eso de que no te puedes fiar de nadie…es probable en un porcentaje alto, pero confio en que haya personas dotadas de esa generosidad para con los demás. Pero he de admitir que es difícil encontrarlos, ¿acaso puede confiar uno en si mismo? Partiendo de esta premisa, imaginemos respecto del resto de personas ajenas a nuestro ser.
    El FUEGO, ¡¡puuff!! terreno fanganoso estás pisando, creo que es mejor no jugar con él, porque siempre te quemas, el control es para los que no juegan de verdad.:-)

    Reply
  3. Mer

    Po zi que pasamos un rato muy divertido comentando Apocalypto al estilo Informal, lo que yo no sabía es lo que me iba a gustar la película.
    En cuanto a Infiltrados, me sigue pareciendo buena no , buenísima y verla en v.o. me ha gustado más todavía porque asi se aprecia verdaderamente la labor de los actores, que a cual mejor. En cuanto al debate del fuego,no entro en polémicas, pero yo creo que el fuego es incontrolable.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.