Mañana viernes se estrena “Jobs” la película sobre la vida de Steve Jobs, el creador de Apple. Este es uno de los dos proyectos que hay al respecto de la vida de este genio mediático. Este título es el que más prisa se ha dado en estrenarse y presumiblemente más flojo. La otra versión que está por verse si finalmente se produce, estaría escrita por Aaron Sorkin (Algunos hombres buenos, Moneyball, La Red Social).

En la que se estrena mañana la historia se centra en los momentos álgidos del éxito empresarial de Apple y su creador. Comienza donde termina, en el lanzamiento del iPod, reproductor de música que cambió por completo el panorama de la industria. Partiendo de ese punto retroceden al pasado, a los años de joven, en los que en un viejo garaje Jobs y Wozniak comienzan la aventura.

Ashton Kutcher  da vida a Steve Jobs, papel para el que se ha esforzado en su preparación, tomando parte de los hábitos que tenía Jobs como suyos (como la dieta  de frutas, que terminó con Kutcher hospitalizado), como parte del entrenamiento para mimetizarse con el personaje. En la pantalla Kutcher refleja cada uno de los tics y gestos característicos de Jobs, dando la talla pero dejando entrever cierta sobre actuación y preocupación por su interpretación.

La película, sin llegar a convencer, es entretenida, especialmente clarificadora para aquellos que quieran saber más sobre la vida de Jobs y no tengan la inquietud de leerse la biografía autorizada de Walter Isaacson, que por otro lado, recomiendo encarecidamente por la minuciosa radiografía de todos elementos indispensables para conocer los lugares más recónditos de la mente de Jobs.

La banda sonora puede que sea el elemento más destacado de la película compuesta por John Debney, eleva a mesiánico el mensaje del creador de la manzana.

En Estados Unidos el estreno ha defraudado en taquilla, con tan sólo 6,7 millones de dólares de recaudación en su primer fin de semana.  De todas formas debemos tener en cuenta que es una cinta menor, con un presupuesto de 12 millones de dólares y una recaudación hasta la fecha de 15 millones, muy alejado de lo que hubiera sido otro tipo de producción, donde seguramente hubiera arrancado el primer fin de semana con una taquilla de más de 15 millones de dólares.

En definitiva una película bastante ligera, que me recuerda a un viejo título “Piratas de Silicon Valley”, en el que se retrataban la vida de Steve Jobs y Bill Gates, Apple contra Microsoft, dos grande hombres, uno que ha revolucionado la tecnología y como nos relacionamos con ella, combinando el humanismo y la tecnología y el otro el hombre más rico de Estados Unidos, con más de 70.000 milloes de dólares de patrimonio, gobernando la informática mundial con su sistema operativo.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.