La noche empieza pasada por agua y baja de tensión. La entrada por la alfombra roja al Hotel Beverly Hilton se muestra bastante descafeinada, en parte puede que sea por la lluvía que cae sobre Los Ángeles, por el devastador terremoto de Haití o por la menor relevancia de estos premios frente a los que vienen en algo más de un mes, los Oscar.

Vimos a George Clooney, tan majo y simpático como es habitual en él, firmando autógrafos pese a la lluvia, a Calista Flockhart que parece envejecer por momentos por una extraña mimetización con su marido Harrison Ford. Taylor Lautner aparece impecable en su smokin y presentará algún premio esta noche.

Entre las chicas hemos podido ver a Marion Cotillard impecable de negro y a Kate Hudson y su eterna sonrisa vestida de blanco. Asi se presentan dos de las actrices de Nine, como la noche y el día.

Collin Firth ha aparecido con un smokin de Tom Ford que tenía los botones y los gemelos de diamantes.

Mariah Carey (esperemos que no acuda ebria) aparece con un vestido que podo deja a la imaginación como suele ser costumbre en ella, del brazo de su marido que tiene cara de “cómo mola estoy en los Globos de Oro!!”

Sandra Bullock, doblemente nominada llega a la alfombra roja guapisima vestida de morado, el color de moda este invierno.

Penélope Cruz, guapísma de negro, un vintage de Armani, pelo suelto hacia un lado, pero la presentadora no puede aguantar las ganas de saludar a dos que pasaban por alli (el productor de Nine y uno de los protagonistas de “Inglorious Bastards”) y nuestra Pé se queda de sujeta paragüas.

Julia Roberts (nominada por “Duplicity”, Tom Hanks y mujer aprovechan la ocasión para felicitar a Michelle Obama, que cumple años. Muy divertidos los tres.

Collin Farrel aparece con su preciosa mujer y con sus pintas de macarra irlandés, por mucho que se ponga un smokin…

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.