Desde ayer tenemos en las carteleras de cine una de las películas nominadas a los Oscar de este año. El cartel de la gran apuesta cuenta con grandes estrellas como Brad Pitt y Ryan Gosling pero curiosamente las grandes interpretaciones caen de mano de Steve Carrell y Chritian Bale, el personaje más destacado, que da vida Michael Burry, con un ojo de vidrio y síndrome de Asperger. Su papel vale la nominación.

Como he leído en muchas críticas es cierto que la película es un tanto liosa, nos cuentan el caso real de un grupo de personas que apostó contra los bancos al ver venir la crisis financiera que asolaría el mundo en 2008.Es cierto que tratan de explicar toda esta complicada jerga financiera y económica con ejemplos de la vida cotidiana y hablando directamente al espectador, pero aun así es cierto que no se consigue. La cuestión es que dan por hechos conceptos, que aunque son sencillos, muchos espectadores no comprenden. ¿qué es un bono? ¿cómo genera dinero? y un largo etc…

Por ello, más allá de destacar alguna de las virtudes del film, como el uso premeditado de cámara en mano y planos muy cortos, vamos a tratar de explicar de la forma más sencilla en que consistió toda esta trama.

Antes del inicio de la crisis los norteamericanos dedicaban sus inversiones en la compra de imuebles. Los bancos daban crédito con mucha facilidad lo que hacía que los precios se dispararan porque todo el mundo podía comprar. Llegaron al punto en que daban créditos hipotecarios a personas que no tenían trabajo ni ingresos. La formula para estos compradores de dudosa fiabilidad eran una hipoteca con una cuota muy baja los primeros años, pero de la que sólo pagaban intereses al principio. Esto fue un negocio espectacular para los bancos y claro….pasados unos años esa cuota subiría y los impagos empezarían. Esto lo vieron venir unos pocos como Michael Burry y ¿qué hicieron? Apostar contra los bancos, ¿cómo?

Bien, los bancos tenían todas estas hipotecas en su poder y eran un producto peligroso. Sabían que corrían el riesgo de no recuperar su dinero y de quedarse con un parqué inmobiliario con el que no saber que hacer. Decidieron crear unos bonos hipotecarios que mezclaban hipotecas de poco riegos (clientes que tenían poder adquisitivo) con hipotecas de riesgo (clientes sin poder adquisitivo), así entre unas y otras les salían unos bonos con un riego asumible para el comprador de estos bonos. A esto ayudaron las Agencias de Calificación que dieron la mejor nota (o casi) a estos bonos, la famosa triple A. “AAA”. Con estos bonos, los nuevos clientes los compraban, ganaban su interés y el banco se quitaba de encima la posesión de esas hipotecas tan delicadas. Cuando llegara el momento en que esta burbuja estallara los dueños de las casas dejarían de pagar sus hipotecas y los dueños de esos bonos verían como su producto perdería todo el valor, quedándose en la ruina.

¿En que consistió la gran apuesta? Michael Berry  compró CDS que son Credit Defautl Swaps que en castellano viene a ser “Seguros frente al impago”. Este era un producto que no existía, ¿quien pensaría que un mercado tan seguro como el inmobiliario en el que todo el mundo paga su casa por encima de cualquier otra cosa se iba a desplomar?, así que Goldman Sachs y Deutsche Bank crearon estos seguros y se los vendieron a Michael Berry junto con los bonos. Durante el tiempo que siguió creciendo el mercado inmobilario desde que Michael Burry hizo está jugada tuvo que pagar cada vez más intereses a los que inversores de sus bonos, pero llegado el momento oportuno vendió y tras el desplome ejecuto estos CDS (seguros frente a impagos) lo que le hizo millonario.

 Con esta explicación espero haber arrojado algo de luz a la trama y hacerla más comprensible.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.