El próximo 19 de septiembre llega a nuestras pantallas de cine “La Gran Seducción”, remake de la película con mismo título del año 2003, producidas ambas en Canadá.

En esta ocasión, Brendan Gleeson (Braveheart, Gans of New York) interpreta a Murray French, un hombre sin trabajo que vive en un puerto pesquero donde la pesca desapareció hace ya muchos años. Taylor Kitsch (John Carter, Lone Survivor) es el encantador doctor Paul Lewis, sin el cual el pequeño pueblo costero de Tickle Cove está perdido. La única oportunidad que tienen los habitantes de este recóndito lugar para volver a tener empleo, es conseguir que un médico resida allí de forma permanente. Este es el requisito, para que una multinacional petrolífera les construya una fábrica donde todos los habitantes podrán encontrar un futuro laboral.

Por esta razón, unen sus esfuerzos e intentan seducir con todo tipo de artimañas y mentiras al joven doctor, que por un traspié, acaba durante un mes entero ejerciendo la medicina tan lejos de su hogar.

¿Conseguirán estos singulares personajes que el medico elija quedarse en un pequeño pueblo y no en la gran ciudad? ¿Quedara a su vez el público embrujado por esta divertida y loca aventura de seducción?

Frase destacada: Estarán en un atasco.

Escena favorita: Tejados, gemidos, y chimeneas por las que comienza a salir humo.

Related Posts

3 Responses

  1. Alfred marr

    Pues si, quede seducido ,el remake esta la mar de bien y de entretenido con un humor muy sutil( que aprendan la mayoría de películas españolas, torrente y cia)y una extraordinarias interpretaciones de las gentes del pueblo( con gleeson a la cabeza). En fin una comedia dramática de plena actualidad que reboza de optimismo y alegría , una buena película .

    Reply
  2. Pia Torres

    ¡Muy buena película! Pocas veces un remake llega al nivel de la película original. En el caso de “La gran seducción”, logra mantener (y mejorar, en algunos momentos) lo que ya pudimos ver hace 10 años de la mano del director Jean-François Pouliot. En esta nueva versión seguimos sin salir de Canadá, aunque cambiamos el francés por el inglés. La propuesta actualizada de Don McKellar nos vuelve a situar en un pequeño pueblo costero de Quebec, donde sus habitantes tratarán de ‘seducir’ al nuevo doctor para que se instale permanentemente. Este remake se gana a pulso la categoría de ‘cine para toda la familia’ gracias a los recurrentes tópicos y divertidas escenas que se suceden sin cesar. Sin embargo, la película vuelve a caer en los tópicos propios de las películas rurales, como la idea de que la gente verdaderamente auténtica vive en los pueblos. En definitiva, nos presenta un pueblo hecho a la medida del personaje de T. Kitsch, pero realmente trata de convertirse en el destino perfecto para el espectador. Ver esta propuesta nos asegura, dos horas de deliciosa comedia rural, junto con unas irresistibles ganas de viajar lejos de la gran ciudad.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.