Bueno, bueno, bueno…¡qué tenemos aquí! menuda joyita se ha sacado Shyamalan de la manga. Cuando todo parecía perdido, cuando el crédito ya lo había perdido por completo nos trae una historia en cuya narración creo que llega a reírse de sí mismo, y qué queréis que os diga, me ha gustado su tono.

Es cierto que “El Sexto Sentido” y “El protegido” resultaron tan deslumbradoras en su momento que después era difícil seguir el ritmo. Cuando tocas cima solo queda descender. Después de aquello solo tuvo “Señales” y “El Bosque” que puedan ser recordadas con su esencia primaria, el resto de títulos mejor olvidarlos.

En esta ocasión con “La visita” recupera su mejor ritmo y tono pero además de ello, con cierta perspectiva, como si ya no quisiera sorprendernos y supiera que el espectador ya le tiene más que calado, juega con todas las herramientas de la narrativa como si fuera un niño, como si pensara, “a ver que sale” y claro, esto al final desconcierta en cierta medida. Se sale de su clasicismo formal en montaje y dirección, el efecto cámara en mano (tan recurrente en los últimos años) aparece en escena y de todo ello sale algo increíble, el HUMOR. Pongo a Dios por testigo que jamás me había reído así con una película de “terror”. El manejo del humor y la comicidad de la pareja de hermanos protagonistas es increíble, el mejor acierto de la historia.

Lo demás lo podéis imaginar, sus armas básicas. Presenta una historia, nos envuelve con su hechizo del misterio y el suspense, direcciona nuestros pensamientos en un sentido y en el desenlace ¡zas! nos muestra como ha estado jugando con nosotros todo el tiempo, dando un giro sorprendente que te deja helado.

Lo sorprendete no es su técnica narrativa sino que el giro ha sido triple y mortal, esto último porque puede ser difícil de tragar, pero cada uno de sus tres desenlaces maneja un género distinto, el terror, el drama y la comedia, ¿con qué os quedáis? Shyamalan tiene para todos esta vez.

Por supuesto la moralina está presente y quizá sea lo más importante de todo lo que vemos, en esta ocasión la importancia de saber perdonar, de no sentir rencor, de saber olvidar el pasado para poder afrontar el futuro. Un mensaje a la altura de lo que nos tiene acostumbrados.

Shyamalan no ha perdido el genio que tenía, es más, nos ha dejado dos escenas que van a ser clásicas al menos en su filmografía. Una película pequeña (5 millones de su bolsillo) ya que a los Estudios seguramente no les quede paciencia y que en dos días desde su estreno ya ha doblado esa cifra en taquilla sólo en su mercado local (USA). Que siga así señor Shyamalan.

Related Posts

One Response

  1. Alfred marr

    Siiiii , a vuelto shyamalan notable pelicula como bien dice mike cuando todo parecía perdido…, con un tono medio terrorífico medio comedia recordando grandes clásicos teen de los 80,gran trabajo de los actores los niños y la abuela chapeau!!! . Bienvenido mr shyamalan!!!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.