La nueva película de Scorsese me ha defraudado bastante. Tenía demasiadas expectativas en base a todo lo que había leído sobre el film y sobre ese impactante comienzo. Como muchas veces digo y comparo, esto es como la repostería francesa. Mucho color, mucho brillo, formas apetecibles y un olor embriagador, pero en cuanto le hincas el diente ¡zas! la magia se termina y te das cuenta de que la realidad es más sosa de lo que imaginabas.

Algo así sucede con esta película. El arranque no lo salva ni el 3D, quizá sea por empalagosa, pero aburre muchísimo y no trasmite ninguna ensoñación. La buena crítica la entiendes una vez que profundiza en el personaje de Méliès y nos ofrece un vibrante repaso por la historia de los orígenes del cine y habla sobre esas inquietudes que todos los que amamos la ficción y alguna vez nos aventuramos en ese magnifico mundo de sueños. Ahí es cuando toca la fibra sensible del espectador, pero quizá sea un poco tarde para remediar una no tan excelente valoración como los medios han repetido hasta la saciedad.

En cualquier caso no me cabe duda de que es un trabajo muy premiable y seguramente obtendrá más de un Oscar en la noche del  domingo.

Ficha del film

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.