Desde el punto de vista japonés Clint Eastwood nos trae de nuevo el asalto norteamericano a la isla japonesa de Iwo Jima.

Tras unos primeros compases magistrales donde la marea, la música y el recuerdo se funde en un sólo ser, pasamos a una historia bastante aburrida y pobre de fondo. Clint Eastwood, como me decía una compañera esta misma mañana “es el rey de lo políticamente incorrecto dentro de lo correcto” y esto la verdad es que termina por oler mal.

Me parece una pelicula muy lenta, con demasido todo de melodrama, fiel al discurso “made in USA”, donde la cultura tradicional japonesa, sus costumbres y filosofía son representadas con cierto menosprecio y la cultura occidental como aquella que es poseedora de los valores morales correctos y una ética intachable. Por lo que termina siendo detestable en ocasiones, además de su excesivo metraje y la falta de una historia coherente.

Está vez Clint Eastwood no tendrá recompensa en Oscar por su trabajo, una historia bien distinta sería si hubiera tenido la capacdida de contar la historia desde los dos bandos en una sola película, optimizando los fotogramas y consiguiendo un trabajo más sensato.

Por cierto, no es de extrañar que se llevará el el premio a la mejor película del año por el “National Board of Review”, por su más que evidente tono conservador.

Me quedo con esos acordes nostálgicos que evocan el ayer, que despierta los sueños vividos, que revive la llama del recuerdo en perfecta armonía con la playa del desembarco. Un bello atardecer sobre un lugar remoto en mitad del Pacífico, ese océano tan inmenso que nos recuerda nuestra insignificancia y nos deja varados en la orilla de una tierra lejana. Una tierra hermosa y virginal que revuelve nuestras entrañas en busca de la verdad, de nuestros origenes, de nuestra excusa existencial. Paraisos perdidos, paraisos lejanos…donde el hombre se reconcilia consigo mismo y la naturaleza le transmite su paz infinita que desde tiempos remotos confiere a los seres de este planeta. Todo esto y mucho más podréis percibir en los escasos segundos finales del atardecer en Iwo Jima.

 

 [youtube]gyEhpb20ETo[/youtube]

Related Posts

4 Responses

  1. octopusmagnificens

    ¿Tú estás seguro de lo que dices? La cultura tradicional japonesa es representada con absoluto sobreprecio en el cine actual. No hay más que ver The Last Samurai (2003), película que por otra parte me parece cojonuda.

    Reply
  2. Miguel Ángel

    No creo. Lo que sucede es que explotan la imagen exótica de esa cultura.
    En el último Samurai lo único que veo, si mal no recuerdo, es la cara dura que han tenido siempre los norteamericanos colonizando todo aquello que se les antoja.
    Pero bueno, quienes somos nosotros para hablar que también hicimos lo mismo en su día. Las grandes potencias es lo que tienen.
    Sobre la peli. Una pasada, sobre todo la BSO de Hans Zimmer, de lo mejor que ha compuesto. Lo malo; el final y que hasta el último plano de metraje sale la cara de Tom Cruise.

    Reply
  3. Paco Fox

    Poco sé de la cultura japonesa. Mi única fuente de información es la mega-serie Manga de Osamu Tezuka ‘El árbol que da sombra’. Uno de los aspectos de esa obra es que hace hincapié en lo absurdo de la tradición del suicidio por deshonra. Algo que también hece Eastwood. Por ello, no creo que se de una visión exótica de la cultura japonesa. Es probable que fuera así.
    Por otra parte, quizá pensando en la posibilidad de, como dices, haber glorificado demasiado el lado americano (¡qué puñeta! No olviden ustedes que en la segunda guerra mundial desde luego que el lado de los aliados era ‘el de los buenos’), el guión le da el peor crimen de guerra a unos soldados americanos. Se trata de un recurso que me chocó por su evidencia, pero necesario para equilibrar un poco las cosas.

    Reply
  4. Miguel Ángel

    Pues mira, eso no lo había pensado, que el lado de los buenos eran los “alidos”. No obstante no creo que la película vaya de buenos o malos sino más bien de lo absurdo de la guerra y como un ciudadano anónimo se ve envuelto en la locura de la guerra.
    Y la verdad; la idea y el mensaje quedan claros pero lo que es su transmisión te lo tienes que inventar tu porque el canal no funciona muy bien.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.