Empezamos la semana con la pieza musical más apasionada de año 2005, compuesta por Dario Marianelli para “Orgullo y Prejuicio” al que Gustavo Santaolalla le arrebató el Oscar por sus acordes de Brokeback Mountain y sobre los que hemos hablado mucho dentro de este blog.

Puede que de la noche a la mañana Marianelli se haya convertido en un incondicional para mi, pero es que la belleza que desprenden las notas de esta banda sonora quiebran hasta el alma del más duro.

La corta pero intensa pieza elegida para esta semana suena en ese momento de soledad que vive la protagonista, enfrentada a la incomprensión de las normas de un mundo que se le queda pequeño y debe enfrentarse no sólo a su orgullo sino también a la inmensidad del vacio en el que vive.

Es un momento precioso y este 1,24 min. me acompañarán durante el resto de mi vida. Espero que sepáis apreciar la belleza de estas notas sobre el piano.

Related Posts

2 Responses

  1. Mer

    El tema que has escogido para esta semana es mágico y nunca me cansaré de escucharlo. Jane Austen supo dar ese toque cómico, irónico, romántico a su novela, y su victorianismo nos aseguraba un final feliz al que te aproximas devorando cada palabra. La película reflejó todo lo que mi mente imaginó en el momento solitario de leer un libro y no podía ser menos su BSO, que te transporta a esos campos ingleses que tantas historias han contemplado.
    Espero ansiosa el tema de la semana que viene.

    Reply
  2. Guillermo!!

    Es un tema cojonudo, la verdad. Si cierras los ojos te transportas a esos grandes campos ingleses, como ha comentado Mer. Muy buena música.

    Sigue con esta genial selección de músicas de cine, que está muy bien.

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.