Este año hemos tenido los Goya más hollywoodienses de la historia, y no porque la megaproducción española de Amenábar se llevara todos los premios, porque no fue así, sino porque todo lo que envolvió a la Ceremonia estuvo impregnado de ese halo especial. El escenario tuvo mucho glamour y estuvo a la altura, así como el presentador Buenafuente, o el guión de toda la Ceremonia. Lo más increíble sucedió cuando Pedro Almodóvar, el hijo pródigo, el que siempre había estado en lucha con la Academia, aparecía en la gala para entregar el Goya a la  mejor película del año, que como todos suponían fue para “Celda 211” la gran ganadora de la noche con 8 Goyas. También resultó curioso ver juntos a Penélope Cruz y Javier Bardem, que por primera vez acuden juntos a un acto público y que mejor ocasión que la entrega de premios de su cine.

Parece que la crisis está sentando muy bien a nuestro cine, que a pesar de continuar haciendo películas bastante flojas y un par de pelis asequibles cada año, la taquilla parece estar respetándolas.

Enlace cobertura total a los Goya 2010: pichar aquí.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.