La sobriedad fue la dueña de una Ceremonia carente de chispa, de emoción y sentimiento. Quisieron hacerla rápida y fugaz en algunos aspectos y terminaron por convertirla en un tostón insoportable. Puede que la influencia derivada por Ricky Gervais haya hecho que el sector conservador optara por aletargar el arte y la espontaneidad de la ceremonia, pero en cualquier caso fue una de las peores noches de Oscars en mucho tiempo.

De entrada Canal+ no se portó como debiera con la alfombra roja. Ni una sóla conexión con la señal de ABC, unos dobladores que parecían un par de becarios en prácticas, porque ni doblaban a tiempo ni dejaban escuchar la voz original y porque la transmisión se redujo a un sólo plano de 2×2 con Cristina Teva ocupando la mitad. Ni una sóla limusina, ni planos aéreos, de la calle, del teatro…en fin…que más se puede decir.

De aquí pasamos a un James Franco presentador, que más bien parecía el acompañante bobo de Anne Hathaway. El tio más soso que podrían haber contratado. En 10 min. ya habíamos pasado de la presentación al tercer Oscar, ¡¡wwooaaw!! ¡tiempo record!

Lo mejor de la gala estuvo en la aparición sorpresa de Kirk Douglas y el espectacular escenario de pantallas.

Los premios fueron según lo previsto. “El discurso del Rey” y “Origen” ambas con 4 Oscar, la primera con los importantes como Dirección, película, actor y guión y la segunda los apartados técnicos, considerados menores. A punto estuvo “Origen” de ser la máxima galardonada en solitario, sin ser ninguno de sus premios de los principales.

“La red social” se quedó con 3 estatuillas y la pequeña sorpresa de la noche estuvo en la categoría de dirección. Todo el mundo esperaba que el director de “La red social”, David Fincher, se hiciera con ella, pero vino Tom Hooper para quitárselo. Quizá sea el premio más insospechado de la noche, porque si había una de las películas nominadas que gozara de una realización más clásica y sencilla era esta. La única pequeña marca de autor que se puede ver en “El discurso del Rey” es el abusivo uso del gran angular. Realizaciones como las de Fincher o Aronofsky estaban más a la altura del Oscar. Choca lo clasistas que son los académicos para esta categoría cuando en otras como la banda sonora siempre favorecen a músicas arriesgadas, étnicas, electrónicas como “La red social”, en vez de otras más melódicas como “El discurso del Rey”, que quizá se merecía más el premio.

Por otro lado los espectadores nos quedamos a cuadros viendo como los premios honoríficos se dieron sin posibilidad de réplica, sacando a los premiados al escenario para que les aplaudieran como a bufones sin la posibilidad de dar las gracias. Eso si, volvieron este año a traernos una muestra de las “pedantes” canciones nominadas.

Espero que se aclaren para el año que viene, porque peor que este será difícil repetirlo.

Related Posts

One Response

  1. Mer

    Totalmente de acuerdo, qué esfuerzos tuve que hacer para no caer en los brazos de Morfeo en más de una ocasión. Por qué no repite Hugh Jackman?? ha sido uno de los mejores hasta la fecha (sin contar a las viejas glorias). Su gala fue dinámica, divertida y el tio sabe hacer de todo: cantar, bailar, actuar…es lo que se dice un showman. Este año nos ponen al fumao de turno y a la Hatteway, que he de decir que la chica lo hizo bien para lo que tenía delante. Sin mencionar la pasarela de vestiditos que fue sacando la niña…

    En fin , q yo tb espero que el año que viene sepan elegir con criterio y lo hagan más divertido que no es cuestión de hacerlo super rápido, si no entretenido!!!!

    Reply

Leave a Reply

Your email address will not be published.