Ayer se estrenaba la opera prima del Golden Boy de Cannes, Ryan Gosling, uno de nuestros actores fetiches en HDC. Como bien han señalado todos los críticos en su primera película se notan mucho sus influencias, especialmente David Lynch, Nicolas Winding Refn (con quien ha trabajado en dos ocasiones “Drive” y “Sólo Dios perdona”) y Terrence Malick. Se le ha tildado de pretencioso, caprichoso y cargante, de pretender jugar en una liga en la que aún no parece haberse ganado el derecho a participar. Pero pese a todo, la música, la fotografía y alguno de sus giros han gustado mucho. Hay madera detrás de su cámara, quizá esta primera aventura haya sido algo precipitada, sólo el tiempo nos lo dirá, pero parece haber talento y mucho autor en su forma de ver la ficción.

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.