Jueves noche, sin otro plan que asistir al pase de las 8.30 del musical “Mamma Mia”, al que había sido invitado junto a tres generaciones de mujeres, toda una odisea.No esperab un gran espectáculo con este músical y así fue durante la mayor parte del mismo. Se notaba el presupuesto ajustado en cada escena y los números musicales carecían del efectismo que esperaba. La puesta en escena tampoco era muy vibrante y el segundo acto se hacía muy pesado. Pero llegó el final y pude disfrutar de un gran desenlace, sólo ver aquella inmensa luna llena, la niebla, un puente hacía el futuro hacia un nuevo camino junto a esa preciosa canción dedicada a ese ángel que siempre nos acompaña y la busqueda de nuestro destino hicieron que aquello mereciera la pena.

Pero aún había más sorpresas, tres números musicales despúes de los aplausos finales, que por otra parte son algo que siempre me lleva al borde de las lágrimas en el teatro, el ponerte en la piel de esos actores y recibir el cálido apoyo del público, ¡una pasada!. A lo que ibamos, tres números musicales que nos hicieron a la mayoría ponernos en pie y bailar como locas el “dancing queen”, “waterloo” y lo que hiciera falta.

Al final el resultado fue mejor de lo esperado. Sobre todo Marta Valverde, increible.
[youtube]htNiX5FTptA[/youtube]

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published.